Helado de chocolate con galletas

helado de chocolate con galletas

Hace poco leía sobre un estudio que realizó Brian Wansink, uno de los pilares de la investigación y el mercadeo nutricional, en el cual destacaba las notables diferencias entre las preferencias de hombres y mujeres a la hora de buscar alimentos cómodos, o lo que él llama comfort food.


Mientras ellos se deciden por una trilogía conformada por helado, sopa y pizza/pasta, nosotras nos decantamos por la divinidad compuesta por helado, chocolate y galletitas.

Este descubrimiento, que actualmente no tiene nada de noticioso, me inspiró a homenajear a todas las chicas con motivo de la celebración próxima del Día de la Mujer. ¿Y qué mejor que un helado de chocolate con galletitas? El platillo perfecto para pasar un día increíble, con los sabores que más nos encantan. ¡Y es que el chocolate, el helado y las galletas nunca son demasiados para nosotras!

Aunque después nos arrepintamos con carita de perro regañado ante tamaño consumo de calorías, la verdad es que darse un gusto de vez en cuando no tiene nada de malo.

Además, el hecho de que mi mamá que también es una amante de los chocolates, los helados y las galletas cumple años en estos días, hace que esta receta tome un color más especial para mí. Así que aquí va, en honor a ella, a mis abuelas, a mis tías, mis primas, mis amigas, mis conocidas, mis lectoras y a todas las que están por allí. ¡Qué tengan un feliz día de niñas!

Helado de chocolate con galletas

Lo que necesitas:
200 gramos de chocolate.
2 yemas de huevo.
150 gramos de azúcar.
250 gramos de crema de leche.
250 mililitros de leche.
1 cucharadita de vainilla.
6 galletas de chispas de chocolate.

Lo que debes hacer:
Derrite el chocolate en Baño de María. Aparte mezcla las yemas de huevo con el azúcar.

En otra olla mezcla la leche, la crema y la vainilla, colócalas al fuego con sumo cuidado porque debe calentarse mucho, pero no dejes que hierva porque entonces la leche se cortará. Cuando esté casi a punto de hervir, agrega el chocolate derretido y la mezcla de las yemas y el azúcar. Bate constantemente ante que empiece a espesar.

Cuela la mezcla y déjala enfriar. Colócala en un recipiente plástico con tapa y mételo en el congelador por 30 minutos. Sácalo del congelador y bate firmemente. Vuelve a meterlo en el congelador.
Repite la operación unas 6 veces (es decir, cada media hora, durante 3 horas), es fastidioso pero es precisamente lo que hará que te quede como un helado y no como una paleta de leche achocolatada congelada.

Cuando termines el proceso entonces llegó el momento de agregarle las galletas troceadas. Revuelve todo y mete la mezcla de nuevo al congelador, esta vez déjalo reposar durante dos o tres horas, antes de sentarte a escuchar música de dioses con tu tarro de helado en mano.

Los trucos:
• Si lo quieres más cremoso añade unos 100 gramos de queso crema a la mezcla de la leche, crema de leche, yemas, azúcar y chocolate.
• Puedes usar el chocolate que quieras: puedes mezclar chocolate amargo, con chocolate de leche, con chocolate blanco. Si usas uno que no sea muy dulce como el chocolate amargo, colócale un poco más de azúcar, recuerda que al congelar la preparación disminuirá el dulce.
• Para chocolate extra añade chispas de chocolate. Debes hacerlo cuando incorporas las galletas. ¡Ponle las que desees!
• Para sabor extra, también puedes agregar a la leche un mini chorrito de ron o licor de naranja.
• A la hora de servir, deja reposar el helado fuera de la nevera unos 10 minutos.
• De topping puedes ponerle maní, sirope de chocolate, leche condensada, más galletas o barquillos. Sin embargo, yo creo que ya sería demasiado y seguro gritarás horrorizada al día siguiente si pasas por la balanza.

El soundtrack:
Janis Joplin es una de las musas de mis oídos. No me canso de escuchar su voz de increíbles matices y tonos privilegiados, lástima que no pudimos tener mucho más de ella… sin embargo lo que dejó fue contundente, especial, sólidamente encantador. Les dejo una recopilación de éxitos de su corta carrera que fue publicada en LP por allá en el año 1983, es uno de los Greatest Hits que más me gustan porque abre con una de mis canciones favoritas: Me and Bobby McGee. Diviértanse entonces con su mezcla de rockanroll, blues y psicodelia… Cualquier cosa extra que pueda escribir sobre su talento musical, se quedará corto. Así que escúchenla, nada más.

Imagen: 4ever.eu

Comments

comments

Escrito por
Más de Mónica Urbina

Sorpresa para festejar

Ideal para una picata especial
Leer más