Resalta el sabor de las sopas en crema

Las sopas, en particular las cremas, se cuentan entre los platos más versátiles de la cocina


Relacionada: Un mix de finas hierbas

Apio, calabacín, auyama, brócoli o champiñones. Estas verduras y vegetales son el punto de partida de algunas de las cremas más populares que se toman, a diario, en miles de hogares y restaurantes. Además del consomé base, que le aporta su ligereza, y los condimentos que se empleen, desde pimienta o chile hasta raíces como el jengibre, hay otra manera de adicionar textura y sabor. Aquí tres de ellos:

Croûtons. Esta palabra francesa hace referencia a los trozos de pan tostado –en forma de cubos, rodajas o bastones– que se incorporan al momento de servir la crema. Estos le dan un “crunch” diferente a cada bocado. Los croûtons son ideales tanto para sorprender a invitados a una cena o para enseñarles a los más pequeños que la sopa puede ser rica.

Frutos secos. Ligeramente picados o en polvo, las nueces, avellanas, el maní o el merey son el acompañante perfecto para las cremas, especialmente las de vegetales. Si elijes las almendras, las puedes tostar o usar las fileteadas para no solo resaltar el sabor, también para decorar el plato.

Daditos de queso. Al derretirse éste crea una amalgama de sabores y texturas en cada bocado que hacen de este platillo algo más que solo una crema. Los quesos frescos, como el mozzarella, el requesón o el tradicional blanco semiduro son las mejores opciones para las combinaciones algo dulces como apio-zanahoria, maíz o la crema de ajo porro. Asimismo, van muy bien otros más fuertes como el queso azul o el de cabra.

Otros. Existen cientos de opciones para transformar una crema básica en una gourmet. Los chips de pan pita, las tortillas de maíz y frutas deshidratadas son alternativas diferentes e igualmente sabrosas.

Relacionada: El crunch de los frutos secos

Imagen: iStock

Comments

comments

Más de María Gabriela Cartaya