Macarons, los coloridos suspiros franceses

Son dulces, artesanales y populares. Los macarons son una clase de galleta que se elabora con pasta de almendras y clara de huevos cuyo origen se remonta a la época del Renacimiento.


Relacionada: Sets de postres coloridos para la mesa

En la Italia del siglo XV ya se acostumbraba a servir en bodas y banquetes un tipo de pasta seca llamado “maccarone” que, con los viajes de la nobleza y chefs pasteleros, pasó a Francia, país donde se desarrolló la receta actual. De forma redonda y base plana de 2.5 cm, aproximadamente, los macarons se hacen artesanalmente y, para mayor atractivo visual, se colorean con tintas naturales.

Luego de hornearse, las galletas se unen con ganache, una crema especial que puede ser de chocolate, frutas como fresas o melocotones o una a base de mermelada. En la corte francesa se acostumbraba servirlos de dos en dos en fiestas y meriendas. Actualmente, los macarons son un infaltable de las mesas de dulces de bautizos, matrimonios, fiestas corporativas y demás.

De textura suave y delicada, la gama de sabores de los macarons incluye, además de los de almendras, vainilla, limón, caramelo, pistacho y algunos con toques de licor, como los de amaretto y champaña. Un bocado de fina confitería para agasajar a familia, invitados o, también, para disfrutar en cualquier momento.

Relacionada: Los secretos del chocolate blanco

Imagen: iStock.com

Comments

comments

Más de María Gabriela Cartaya