Señales de violencia psicológica

En el marco del día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra las Mujeres (25 de noviembre) quiero contribuir apoyada en la mejor estrategia que conozco, la educación, para prevenir una de las formas de violencia. Esta vez, me enfocaré en agresiones invisibles, aprobadas cultural y socialmente por muchxs, se trata de la violencia psicológica de parte de la pareja, que suele descalificarse en su importancia, pero es tan profundamente dañina como otras, porque se acentúa y consolida en el tiempo.


Relacionada: Miedos más comunes de las chicas en la intimidad

Existen una serie de indicadores, algunos más sutiles, otros más obvios que pueden ayudarte a poner “los lentes” para buscar ayuda.  Cito algunos ejemplos:

¿Elige tu ropa o como vestirte?

¿Se burla de ti (en público o en privado) y  te ridiculiza?

¿Descalifica tus esfuerzos diciéndote que no sirves para nada?

¿Tienes que borrar conversaciones o llamadas en tu teléfono porque lo puede revisar en cualquier momento y armar un lío?

¿Tiene tu clave del correo, facebook, twitter, instagram o cualquier otra red social y accede a ellas cuando quiere?

¿Controla tu dinero? ¿Decide en qué puedes gastarlo y en qué no?

¿Te compara con su(s) expareja (s) o con cualquier otra persona para ofenderte?

¿Controla el tiempo de socialización con tus amigxs y con tu familia? Te impone hora de llegada a tu casa?

Si dices que saliste a trabajar o a hacer ejercicio, ¿Te obliga a mandar fotos  para comprobar que estas en ese lugar?

¿Se aparece en tu sitio de trabajo o de estudios sin avisar? No importa cuánto deba esperar.

¿Te llama constantemente para saber dónde estás? Con la excusa de saber si todo va bien.

¿Te impide tener amigos (hombres)?  Diciéndote que todos tienen otra intención contigo

¿Te presiona para tener relaciones sexuales, o te amenaza diciéndote frases como: “lo que no se consigue en casa, se consigue en la calle”?

¿Te obliga a realizar prácticas sexuales con las que no estás de acuerdo? (sexo anal, sexo en grupo, etc)

¿Le ocultas el uso de algún método anticonceptivo porque te presiona para tener hijxs?

¿Te impide desarrollar tu proyecto de vida (estudiar o trabajar) porque quiere “formar una familia” y tener hijxs pronto?

Luego de una discusión,¿ te castiga quitándote el habla?

¿Toma decisiones sin importar tu opinión?

¿Te da miedo comentarle algo por temor a ser juzgada o que pueda ocurrir una discusión?

Si decides terminar la relación, ¿Te amenaza o manipula diciéndote que si no vuelves se hará daño?

Si tienes hijxs, ¿Lxs pone en tu contra?

Cuando la autoestima recibe ataques continuos y aparece la culpa,  afecta el criterio para identificar conductas que son tóxicas y dañinas para la propia salud emocional.  Una frase muy común de parte de la persona violenta  es: “No me hagas molestar/enojar”, cuando en realidad, el control de la emoción, depende de cada quien. La violencia es responsabilidad de quien la ejerce

Comento estos ejemplos, para llamar las cosas por su nombre:  violencia psicológica. Muchas de estas conductas se naturalizan como expresiones de afecto, pero en realidad, son formas de control sutiles y  disfrazas de protección, cuidados y buenas intenciones, creando una apariencia social donde la persona violenta es excelente pareja y mejor padre (en caso que lo sea).

Si tu respuesta es afirmativa a varias de las preguntas anteriores, es conveniente buscar ayuda terapéutica y/o legal antes que la situación se complique más con otras formas de violencia: patrimonial, física, sexual, etc.

Amar no es sufrir. Es respetar las ideas, los sentimientos y el cuerpo propio y de la otra persona. Que no se siga llamando amor al chantaje o a la dominación.

Cuéntame tus dudas @michelaguarente

Comments

comments

Más de Michela Guarente

Mi pareja me acosa ¡Reconoce las señales de violencia!

En el Día Internacional para su eliminación
Leer más