¿Por qué nos molesta tanto que no respondan los mensajes?

¡No es un mal adolescente! Todas hemos sentido ansiedad cuando, ilusionadas, enviamos un texto, correo o hacemos una mención en las redes de nuestro interés amoroso. Lo lógico es que sepamos de ellos en un rato ¿no? Pues no siempre es así, y a continuación te contamos por qué nos molesta tanto que no respondan los mensajes.


VER MÁS: Estos son emojis que empoderan a las mujeres

Primero fue el Messenger, luego el chat de los equipos Blackberry; hoy en día contamos con WhatsApp, Instagram, Facebook, Twitter y hasta Gchat; pero lo clave no es la cantidad de aplicaciones disponibles, sino todas las reacciones en cadena que tenemos al constatar el silencio.

¿Por qué nos molesta tanto que no respondan los mensajes?

La psicóloga Perpetua Neo lo explicó en un reciente artículo publicado en Bussiness Insider. En éste dijo que es “normal dejarse llevar un poco cuando se trata de alguien que te interesa; pero también es una clara señal que estás un poco obsesionada con el resultado de esta relación”.

En vez de concentrarte en el presente, y disfrutarlo, la mayoría de las personas pasan a ver al futuro; incluso cuando se está en la primera fase, en la que cada señal puede ser mal interpretada porque ambos están conociéndose.

Aunque se trata de una reacción honesta, el hecho de que no respondan los mensajes puede, sin duda, hacer que cambiemos de humor. Para esos momentos la experta recomienda las tácticas de distracción; como escuchar música, salir a caminar, hacer un reto mental en Internet o hablar con tus amigas.

Beneficio de la duda

Sin llegar a caer en una espiral dramática, debes recordar que habrá ocasiones en que las personas no respondan a los mensajes porque están ocupadas, prefieren jugar en su celular o, también, están los que quieren parecer más interesante. Algo que Neo sí enfatiza es estar atenta a si estas señales se repiten… Ahí tendrás que decidir si te conviene relacionarte o dejarlos pasar.

Imágenes: Archivo

Comments

comments

Más de María Gabriela Cartaya