Placer en la ducha

Cuando piensas en tener sexo en la ducha, ¿qué pasa por tu mente? Tal vez cuerpos desnudos y besos con vapor, pero las que lo han intentado piensan en jabón en sus ojos, paredes frías y cuerpos resbaladizos mientras incómodamente buscan una buena posición.


Y es cierto, el sexo en la ducha no es como lo pintan y el secreto para hacerlo bien (sin que nadie salga herido) está en seguir todos estos tips:

  • Aleja tu zona íntima del agua caliente (o del agua en general): Puede excitarte el hecho de ver a tu pareja desnudo, mojado y listo para ti pero el agua de la regadera podría limpiarte de tu propia lubricación natural lo cual podría resultar en una experiencia dolorosa o una infección al día siguiente. Mejor evita el agua en esa zona y, si puedes, ¡el jabón también!
  • Prepara tu anticonceptivo: El látex y el agua no se llevan así que debes estar preparada de otra manera para tener sexo con protección.
  • Pies en la tierra: No pongas los pies en otro lugar que no sea el suelo o alrededor de tu pareja. Todo está mojado así que puedes resbalarte y terminar la sesión de sexo con una concusión y no un clímax.
  • Juego previo: El sexo es lo menos cómodo y seguro para hacer en la regadera. Es de hecho más agradable y excitante empezar el juego previo bajo el agua y seguir con la acción en la habitación.
  • Lávense: Tómense unos minutos para apreciar la intimidad del momento y báñense sensualmente el uno al otro. Están desnudos, juntos, tienen tiempo (o eso se supone) y están en un lugar cerrado que los obliga a estar apretaditos. Puede ser algo lento y sexy o rápido y sensual, ustedes eligen el ritmo de su baño.

Imagen: youtube.com

Comments

comments

Escrito por
Más de Equipo Eme