La pregunta del millón: ¿Quién debe pagar el hotel?

Ir a un hotel puede ser la clave para salir de la rutina en una relación de años o la oportunidad perfecta para experimentar en el caso de los que recién empiezan a salir. Sea cual sea tu caso, la cuestión de quién debe pagar el hotel no es motivo para arruinar el momento y llevar a la cama los problemas monetarios


El mejor sexo se tiene ¡en los hoteles!

La costumbre de que el hombre pague está muy arraigada culturalmente. Y es que es muy probable que el primer pensamiento que se te haya cruzado por la mente al leer esta interrogante haya sido “obviamente, él”. En una sociedad machista, como en la que vivimos, existen ciertos estereotipos a la hora de establecer quién debe invitar a quién, a quién deben pasar buscando o quién debe ser quien establezca el primer contacto vía Whatsapp.

Por eso no es de extrañar que se desate la polémica con el tema del hotel: “si él es el que quiere, pues debe pagarlo”, “de paso que disfruta, ¿le va a salir gratis?”, “lo mejor es que sea mitad y mitad”, “una vez yo, una vez él”. Estas son solo algunas de las impresiones más comunes al respecto. Y si bien algunas parecen razonables, otras llegan a los extremos. Así que en esta oportunidad te daremos los puntos clave para tomar en cuenta:

Juegos sexuales para una noche de hotel

Si se trata de tu pareja lo mejor es llegar a un consenso. Para esto lo recomendable es que tengan una buena comunicación y así evitar que surjan malentendidos. Es común que el hombre al principio pague todo, pero en tiempos de crisis la idea de ayudar con las cuentas no cae nada mal. Si lo prefieren pueden alternar los pagos o hacer una vaca entre ambos para ir al hotel. Esto es algo muy común en parejas jóvenes y no tiene nada de malo.

Si se trata de un encuentro casual y es él quien te invita, parece lógico que quien debe pagar el hotel sea el hombre. El sexo causal, muchas veces, te da la oportunidad de caer en excesos libremente. Y aunque algunos pueden estar en contra de esto, el mejor consejo que podemos darte es ¡aprovecha! No estamos diciendo que pidas la suite más cara, con jacuzzi y servicio a la habitación, pero si la ocasión lo amerita, disfruta sin remordimientos.

¿Te gustan las estrellas? Estos hoteles son para ti

Imagen: iStock

Comments

comments

Más de Génesis Amaris

El origen del Carnaval: entre lo pagano y lo religioso

Conoce la historia de esta celebración
Leer más