Datos para un masaje erótico inolvidable

masaje erótico

Es un arte, sí… Y una alternativa para consentir a la pareja, demostrarle afecto y variar un poco la rutina en la intimidad. Aunque debes saber que el masaje erótico no necesariamente tiene que terminar en coito.


Si te toca el rol activo, es decir, tu serás quien darás el masaje erótico, selecciona un lugar y ambiéntalo. Dale tu toque personal y que esté adaptado a los gustos de tu pareja: música agradable, olores excitantes, en fin, son gustos individuales, pero la idea es transmitir que en ese lugar pueden pasar cosas increíbles. Cuida elementos como la iluminación, bien sea con lámparas o velas, la idea es que sea tenue para que propicie la relajación y cuando te dispongas a dar el masaje, calienta tus manos frotándolas entre sí para ofrecer intensidad y temperatura en cada movimiento. Para ello, ayudará que tus manos estén limpias, con uñas cortitas y sin anillos ni pulseras.

Humedece tus manos con aceite, puedes usar el comestible por si decides “probarlo” más tarde. Ahora, comienza a frotar su cuerpo. Cuida la fuerza que imprimes en los movimientos y evita realizar aquellos muy repetidos en la misma zona, pues lejos de estimular, podría adormecer.

Para regalarle a tu pareja este masaje no tienes que dominar técnicas terapéuticas o curativas, porque esa no es la intención de este contacto, se trata de explorar el cuerpo del otro que estará sólo recibiendo estímulos y estará dispuesto a las caricias que le ofrezcas.

Tómate tu tiempo. Puedes hacerlo de pies a cabeza o lo contrario. El orden lo pones tú! Explora todo su cuerpo por la zona posterior, recorriendo con tus manos áreas que por lo general están olvidadas. Cuando le pidas a tu pareja que se de la vuelta, evita tocar el área genital, pues en esta fase del masaje estás activando terminaciones nerviosas.
Si luego están en sintonía, puedes pasar directamente a estimular sus genitales con intensidad de menor a mayor. Y luego el guión sexual lo dirigirán ustedes.

Si te toca el rol de disfrutar de las caricias, deja las preocupaciones a un lado y enfócate en sentir lo que viene.

Cuéntame como te fue…

Comments

comments

Más de Michela Guarente

Mi pareja me acosa ¡Reconoce las señales de violencia!

En el Día Internacional para su eliminación
Leer más