Cómo cuidar el pelo del perro

Cómo cuidar el pelo del perro

Al igual que nosotros cuidamos nuestro cabello, debemos hacer lo mismo con nuestra mascota, así que te contamos cómo cuidar el pelo del perro.


El cepillado de los pelos de nuestra mascota es fundamental en su higiene, porque a través de sus cuidados logramos eliminar el 50% de la suciedad y retiramos los pelos muertos.

Con la frecuencia del cepillado también eliminamos el exceso de pelo que posiblemente haya en toda la casa y también previene que se hagan nudos en el pelaje de nuestra mascota. Te contamos cómo hacerlo, según los tipos de pelos.

Pelo corto

Si tenemos una mascota con pelo corto, cómo los del boxer o dalmata, lo más recomendable es usar un guante plástico que contenga pequeñas cerdas plásticas para realizar el cepillado de su corto pelo.

El guante de plástico hace el mismo procedimiento que un cepillo normal, sólo que este es ideal para su cabello corto, porque que al pasar la palma de la mano arrastramos lo pelos sueltos y muertos que puedan tener. Son fáciles de adquirir en cualquier tienda de mascotas.

Pelo mediano

Los perros que tienen su pelaje superior a los siete centímetros, se les considera que tienen pelos medianos, un caso de ellos son schnauzer o chow chow. Para este tipo de pelos, el cepillo que se debe usar es de cerdas duras, para desenredar los nudos. Es recomendable hacerlo por lo menos tres veces a la semana.

Sólo tienes que pasar el cepillo con suavidad, si lo haces muy duro puedes llegar a lastimar su piel. Empieza cepillando las puntas, luego el medio y por último hazlo desde el crecimiento del pelo hacia abajo. Con esto lograrás que si hay nudos, la mascota no sienta el tirón.

Pelo largo

El pelaje largo necesita cuidados especiales, ya que estos son más fáciles de enredarse y se ensucian con más frecuencia que los anteriores. Un ejemplo de las razas que poseen este pelaje son los shitzu, malteses y yorkshire.

Al tener pelos largos, el cepillo más recomendable es aquel que tiene doble función, es decir, un lado con cerdas grandes y separadas, y por el otro lado son muy parecidos a los que usamos las personas – suaves y tupidos-. Estos no sólo ayudarán a desenredar los nudos sino a que el pelo sea más saludable.

Pelo rizado

Los poodle son un claro ejemplo de pelo rizado, su pelaje requiere muchos cuidados para evitar que arrojen bacterias que lesionen la piel. Ya que su pelo es encrespado, puede almacenar suciedad y todo aquello que se pueda alojar en su interior.

La higiene es fundamental en ellos y debes tener en cuenta que su cepillado debe ser diario y el corte del pelo debe de ser más frecuente. En vez de usar un cepillo para quitar los nudos, lo recomendable es usar un peine que tenga los dientes separados. Empieza desenredando poco a poco, para luego pasarlo desde el crecimiento del pelo hacia abajo.

Imagen:comoeducarauncachorro.com

 

Comments

comments

Escrito por
Más de Merlys Crespo