Tips para quitar manchas de manteles y servilletas

quitar manchas de manteles y servilletas
Top view of the beautifully decorated table with white plates, crystal glasses, linen napkin, cutlery and white flower on luxurious tablecloths, with space for text

Luego de la cena de Nochebuena, de abrir los regalos y desayunar en familia, quedan pocas excusas para seguir retrasando ciertos quehaceres; en especial, si estos implican las piezas de lencería. A continuación te damos una serie de tips para quitar manchas de manteles y servilletas ¡rápido!


VER MÁS: La mejor forma de limpiar vasos y copas 

Igual que sucede con la vajilla y la cristalería, en casa solemos tener un juego textil que usamos en ocasiones importantes. Para que sigan impecables, aún después de los derrames de vino, guisos y chocolate, prueba alguna de estas soluciones.

Cómo quitar manchas de manteles y servilletas

El lino y el algodón más fino, así como los ribetes de encaje y tira bordada son los materiales más comunes.

Vinagre y detergente

Aunque creas que es extraño, los compuestos naturales del vinagre actúan contra los pigmentos violáceos del vino. Para eliminar los manchones, empápalos y deja todo en reposo por unos minutos. Luego, añade unas gotas de detergente –mejor si es en gel y frota todo con un cepillo de cerdas suaves. Por último, enjuaga con agua tibia y deja secar en un lugar sombrado.

También puedes probar remojar el área en cuestión en leche –ayudándote con ligas–; o espolvorearla con sal, aunque no debes demorarlo más que unas horas o, a pesar de tus mejores intentos, la marca quedará visible.

Soda

Si eres una mujer que ama la practicidad, te tenemos buenas noticias: puedes meter los manteles y servilletas en la lavadora. Si la lencería tiene rastros de grasa, primero échale talco; luego un poco de jabón líquido tibio y, en vez de enjuague, usa una lata de soda.

Agua caliente

Uno de los cuidados especiales que debes tener al quitar manchas de manteles y servilletas es el color. Mientras más claros, más delicados; pero no olvides que los estampados se decoloran con facilidad.

Para no correr riesgos, trata con agua hiervo; bastará que sumerjas los textiles en un recipiente profundo. Si necesitas un blanqueador natural, el limón te sacará de apuros ¡pero no te excedas!

#EmeTip

Igual, estas mezclas también las puedes probar en las toallas de cocina, delantales y otros implementos.

Imágenes: Archivo

Comments

comments

Más de María Gabriela Cartaya