5 Pasos para pulir tu carro ¡y recuperar todo su brillo!

cómo pulir tu carro
Cleaning the Car - waxing process

Ya sea compacto, sedán, un rústico de cuatro puertas o el mismo que compartes con tu hermano es importante que sepas cómo pulir tu carro. A continuación te damos un guía simple para que incluyas esta actividad al mantenimiento regular que debes darle a este activo.


VER MÁS: La regla de los 5 segundos ¿es verdad o mentira?

Sabemos que la suciedad, la lluvia, el sol tropical y los insectos se cuentan entre los elementos que van desluciendo el color de la carrocería; pero no olvides que los golpes y rayones puedes ser el inicio de un grave problema que, al final, le restará mucho valor.

5 Pasos para pulir tu carro

Aunque es un servicio muy demandado en los locales comerciales, nada impide realizarlo en casa; de hecho, es otra forma de no salirse del presupuesto mensual o trimestral.

  1. Lavado: es lo primero que debes culminar. Para ello te recomendamos que uses un limpiador en gel, lo disuelvas en abundante agua y te ayudes con una esponja. El secreto para que no queden vetas en los vidrios y pintura es hacerlo en un sitio sombreado.
  2. Secado: la clave es seguir un mismo sentido y utilizar uno de los tradicionales “cueros” sintéticos. Luego, espera unos 10 ó 15 minutos.
  3. Cera: el siguiente paso al pulir tu carro es aplicar el producto que le devolverá el brillo. Éste puede ser líquido, en cera sólida o tipo pasta, de acuerdo al color y modelo del vehículo. Así bien, unta un poco de la mezcla directamente y con movimientos circulares esparce por toda la superficie.
  4. Manual o mecánico. En este punto puedes emplear alguna herramienta u optar por tu propia fuerza ¡al mejor estilo Karate Kid!
  5. Acabado: Sabrás que vas por buen camino cuando las áreas que estás tratando empiecen a brillar. Lo único que tienes que cuidar es que el compuesto se seque sin haber terminado, pues quedarán unas manchas ombré visibles desde kilómetros. Para no cometer este error, es aconsejable que trabajes por áreas; por ejemplo: primero las puertas, luego el techo, el capó, la maleta, entre otras.

Tip Eme

Para conservar todo en perfecto estado, procura pulir tu carro cada tres o seis meses; más si estacionas en exteriores.

Comments

comments

Más de María Gabriela Cartaya