Los primeros pasos de tu bebé

Algunos bebés empiezan a caminar a los nueve meses y otros después de cumplir el año


Relacionada: 3 juegos al aire libre con bebés

Al principio de este proceso, los niños caminan con las piernas separadas y los pies apuntando hacia fuera. Esto les hace avanzar balanceándose de un lado a otro, por lo que suelen perder el equilibrio con facilidad. Pero no te preocupes, poco a poco, y tras muchas caídas, tu hijo aprenderá a estabilizar su andar.

En esta nueva etapa, tu bebé necesitará orientación y apoyo. Y por supuesto, supervisión, ya que es probable de que tropiece con cualquier irregularidad del suelo. Cuando notes que desea dar sus primeros pasos sin sujetarte o sin agarrarse de los muebles, el cuidado y la seguridad deben ser mayores. Por tal motivo es sumamente importante que lo mantengas en un ambiente protegido de accidentes.

Recuerda que muchas veces las caídas son inevitables. Cuando el bebé se golpee, intenta calmarle y consolarle con ánimos, para que vuelva a intentar andar otra vez. Felicítale por la iniciativa, y refuerza positivamente su esfuerzo por moverse. De lo contrario, solo valorará el fracaso y se frustrará al sentir que su intento de caminar  no vale la pena.

Para tomar en cuenta:

Poco a poco tu hijo conseguirá ponerse de puntillas, dar patadas a una pelota, agacharse a recoger un objeto del suelo y bailar. Sin embargo, tardará en aprender a subir y bajar escaleras.

No es si no hasta el final del segundo año que algunos niños empiezan a correr, durante momentos muy breves y en línea recta, pues probablemente no llegan dominar las carreras hasta cumplir los tres años.

Relacionada: Cómo prevenir las caídas infantiles

Imagen: iStock

Comments

comments