Hijos rebeldes, padres desesperados

Hijos rebeldes, padres desesperados

En la mayoría de las familias existen hijos rebeldes. La adolescencia es una etapa difícil y algunos padres no saben cómo educar en positivo.


El paso de la niñez a la adolescencia puede ser muy duro, tanto para los hijos como para los padres.

Todos hemos visto a un adolescente con problemas de conducta cuestionando a sus padres. Y a padres quejarse de su comportamiento y de no saber qué hacer.

Su hijo ya no es un niño y comienza a comportarse de forma diferente al llegar a la adolescencia.

El paso de la niñez a la adolescencia puede ser muy duro, tanto para los hijos como para los padres

Su comportamiento cambia bruscamente, está más nervioso, menos hablador y ve a sus padres como enemigos. Y, en ocasiones, presentan una actitud irascible o agresiva.

En este periodo de transición demandan libertad y quieren ser tratados como adultos. Sin embargo, se encuentran con un entorno que no acepta la independencia que necesita, ya que le siguen viendo como un niño.

Aunque nos referimos a ellos como hijos rebeldes, en realidad muchos de ellos solo están tratando de encontrar su camino.

Establece límites

Generalmente los adolescentes rebeldes suelen crecer en familias en las que los límites y fronteras no están bien definidos.

Esa característica de enfrentarse a todo y a todos puede ser positiva para nuestros hijos adolescentes si sabemos encauzarla bien.

Generalmente los adolescentes rebeldes suelen crecer en familias en las que los límites y fronteras no están bien definidos

Un buen consejo es dejar pasar los enfrentamientos que no tienen importancia para su educación o para su seguridad.

Este periodo es uno de los más complicados e inestables en la vida de una persona. Aquí se producen  importantes cambios que constituyen las bases de nuestra identidad.

La rebeldía es una de las señas de identidad de la adolescencia. Por ejemplo, usted opina que la moda que le gusta a su hijo o hija es horrible. Será más efectivo no pelearse con ellos para cambiar sus gustos.

Sin embargo, hay veces que el nivel de desafío de algunos adolescentes llega a lo intolerable y abusivo. En esos casos hay que actuar inmediatamente.

No es bueno dejar pasar el tiempo pensando que ya cambiará o que es una conducta momentánea.

VER MÁS: Decora el cuarto de tus hijos con poco dinero y mucha imaginación

Hijos rebeldes: Factores predominantes

Hay muchos factores que pueden ser las causas desencadenantes de la rebeldía en nuestros hijos.

Hoy en día, la mayoría de las parejas trabajan todo el día y atienden a sus hijos cuando llegan a casa. Probablemente, la causa de la rebeldía es que se sienten solos y necesitan más atención.

Hay muchos factores que pueden ser las causas desencadenantes de la rebeldía en nuestros hijos

Asimismo, los abuelos con los que se crían suelen protegerlos y consentirlos en exceso.

Por otro lado, los padres a veces se someten a los deseos y caprichos de sus hijos. Se encuentran con que no saben manejar a sus pequeños, lo que puede llevar a concesiones de las que luego se arrepienten.

Cuando el niño se convierte en adolescente manifiesta con violencia esa frustración. Aparecen entonces síntomas violentos como peleas, amenazas, robos, mentiras o arrebatos de ira.

Además, se vuelve desobediente, desconsiderado y, en algunos casos, hasta llega a desacreditar a sus padres.

¿Cómo enfrentar a los hijos rebeldes?

Es necesario tener las herramientas suficientes para superar los posibles conflictos entre padres y adolescentes.

Es necesario tener las herramientas suficientes para superar los posibles conflictos entre padres y adolescentes

Aquí les traemos a los padres unos consejos para tratar a sus hijos rebeldes:

  1. Reconocer los cambios: Debes reconocer los cambios y aceptar el hecho de que tu hijo ya no es un niño.
  2. Respetar sus necesidades: Debes intentar darle más apoyo y permitirle aprender de sus propios errores.
  3. Elogia sus logros:Su autoestima es muy importante. Habla sobre las cosas que le gustan y elógiale lo que hace bien.
  4. Escúchalo: Escucha sus problemas y trata de encontrar soluciones junto a él, esto le hará sentirse respetado y valorado.
  5. Establece normas claras: Decide desde el principio las reglas que debe cumplir, teniendo en cuenta que estas sean bastante claras.
  6. Ser firmes: Es importante ser firmes en las decisiones con nuestros hijos rebeldes. La disciplina es fundamental para su desarrollo.
  7. Evita comparaciones: Compararlo con sus hermanos o amigos puede ser contraproducente y hacerlo más rebelde.
  8. Impón castigos ajustados a las faltas: No improvises los castigos y ajústalos a sus faltas. En un momento de enfado, podemos ser poco justos y los resultados pueden ser muy negativos.
  9. Dale un buen ejemplo:Los padres debemos mostrar un buen comportamiento y ser un modelo a seguir para nuestros hijos.
  10. Los hijos son el reflejo de los padres: Mantén un estilo de vida honesto con lo que estás predicando a tu hijo.
  11. No querer que ellos logren lo que nosotros no pudimos: Nuestras expectativas personales para el futuro de nuestros hijos pueden limitar su propio desarrollo. Hay que evitar que recaiga sobre él el peso de nuestras expectativas.

Nuestros deseos y reflexiones sobre lo que hemos conseguido en la vida o lo que queremos conseguir no son transferibles.

Deben aprender de sus errores

Si nuestro hijo se equivoca, deberá asumir sus consecuencias, aunque eso nos duela. Estaremos siempre ahí para darles el apoyo necesario, pero no tenemos que sentirnos culpables por ello.

Si nuestro hijo se equivoca, deberá asumir sus consecuencias, aunque eso nos duela

Nuestros hijos necesitan que les otorguemos el espacio necesario para cometer estos errores que les van a permitir aprender.

Buscar ayuda profesional

Si siguiendo todos estos pasos y nuestros hijos rebeldes no cambian, busquemos ayuda profesional.

Hablar con un médico o un terapeuta que nos indique cuál es el mejor camino es una buena alternativa.

Debemos comprender que los adolescentes necesitan despegarse de la protección paternal. Consideran que ha llegado el momento de empezar a ser independientes para convertirse en adultos responsables.

Para que nuestros hijos rebeldes aprendan, deben tomar conciencia sobre sus responsabilidades en la vida y madurar.

Comments

comments

Más de Rosanna Ferrandina

Consejos para lucir unas uñas bellas

Lucir unas uñas bellas es fácil y sencillo. Solo debes poner en práctica...
Leer más