Evita que tu bebé se ahogue con esta polémica técnica

Child swimming underwater for a red flower in the pool

Solo bastan 60 segundos para que un bebé se ahogue, una desgracia que ningún padre desea. Es por ello que la empresa Infant Swimming Resource (ISR) ha desarrollado una técnica que evitará estos accidentes.


Viajar a la playa o acudir a una piscina, los padres tiene que estar constantemente pendientes de sus hijos en especial cuando son muy pequeños. Pero para evitar pasar malos ratos ISR ha diseñado una maniobra que permite que los bebés floten.

Relacionado: Motiva a tu hijo a nadar

Generalmente los niños aprenden a nadar cuando tienen 6 en adelante, el problema llega con los bebés. Estos pequeños son muy curiosos y no tienen conocimiento de lo peligroso de ciertas situaciones.

La técnica que evita que el bebé se ahogue

Evita que tu bebé se ahogue con esta polémica técnica

La técnica que promueva ISR busca que los bebés se volteen y floten. Así que cuando el pequeño cae al agua accidentalmente, este ya sabrá darse la vuelta y flotar boca arriba mientras respira con normalidad.

Por supuesto, esta no es ninguna reacción innata en los bebés ya que se les enseña a dar la vuelta mientras se encuentra en una situación límite.

“Es un aprendizaje motosensorial, donde ellos, a través de las sensaciones que les proporciona el instructor, actúan. Por ejemplo, cuando ellos ven que el agua les está subiendo, tienen que cerrar la boca y abrir los ojos para saber para dónde van. Y ese tipo de cosas las aprenden rapidísimo”, explicó Susana Ponce de León, instructora certificada de ISR en Colombia.

Te puede interesar: Natación durante el embarazo: Ventajas y cuidados

Infant Swimming Resource cuenta con dos tipos de programa dependiendo de la edad del bebé. Aquel que tenga entre 6 meses a un año deben aprender a aguantar la respiración, voltearse sobre su espalda y flotar.  “Un niño puede flotar mucho tiempo. En ISR se han hecho pruebas de cinco minutos de espera, pues se cree que antes de este tiempo, un papá se debe dar cuenta de que su hijo está ausente y más cuando está en un lugar donde se pueda accidentar”, aseguró Susana.

Los instructores no le colocan gafas o flotadores a los bebés, de esta forma se acostumbran por si caen al agua por accidente. El programa educativo dura seis semanas, y las clases tienen una duración de 10 minutos semanales.

En cambio los pequeños que tengan entre uno a seis años aprender a nadar, flotar y desplazarse de un lugar a otro. Para este programa la duración es de 8 semanas y se realizan sesiones de 10 minutos semanales.

¿Es necesaria?

Es cierto que los bebés llegan a flotar, sin embargo, muchos padres han catalogado este entrenamiento como “cruel y traumático”. Debido que dejan al bebé en el agua para que puedan “defenderse” por sí solos.

Pero no todos piensan lo mismo, algunos alegan que el fin justifica los medios ya que para proteger la vida de los pequeños se recurriría a cualquier técnica.

Imagen: Archivo Eme

Comments

comments