Aceites para bebés: Los que no deben faltar en casa

Aceites para bebés
Happy mother with adorable baby

¿Estás terminando de equipar la guardería de tu bebé; o solo eres una orgullosa tía-madrina que quiere consentir al nuevo miembro de la familia? En cualquiera de los dos casos te recomendamos que sigas la tendencia hacia lo natural; y optes por productos de cuidado a base de ingredientes hipoalergénicos y fragancias muy sutiles. A continuación te contamos cuáles son los mejores aceites para bebés.


VER MÁS: Cómo sacarle los gases a tu bebé

Desde pañalitis hasta cólicos, estos compuestos se pueden usar a partir de los 3 meses; y, por supuesto, luego de consultarlo con el pediatra. Igualmente, te recomendamos que leas muy bien las etiquetas, y no dudes en hacer una dilución al 0.5%; ya que los bebés tienen la piel muy sensible.

Aceites para bebés: 4 infaltables

Camomila

La tradicional planta de manzanilla tiene propiedades digestivas, antisépticas, antiinflamatorias y sedantes. Por eso, se le tiene como una de las opciones favoritas para los bebés a los que se les dificulta dormir. Bastará que frotes un par de gotas en tus manos y le des un masaje en sus piecitos para ayudarlos a conciliar el sueño.

Eneldo

Otro de los aceites para bebés infaltables en casa es el que se extrae de las semillas del eneldo. Éste contribuye a calmar el estómago, en esos días de mal comer. Para no excederte, mejor mézclalo con agua y frota con suavidad toda la zona abdominal.

Destilado de limón

Los aromas cítricos aportan vitalidad y frescura. Y, además, son ideales para despertar a los más pequeños de la casa. Para introducirlos a la fragancia, úsalo en pequeñas dosis como enjuague de ropa; o en un difusor luego de la siesta.

Lavanda

Es uno de los más conocidos, pero cuando se trata de niños, es mejor dosificarlo al máximo pues tiene un efecto calmante. Además de emplearlo al lavar la lencería de cama, también ayuda con las picaduras de mosquitos e irritaciones cutáneas.

Recuerda que estos aceites de bebés hay que probarlos en nuestra piel antes que en la de ellos. En su caso, céntrate en un pequeño parche de la pierna o brazo y espera al menos 24. Si no hay ninguna reacción, los puedes incorporar.

Imágenes: Archivo

Comments

comments

Más de María Gabriela Cartaya