Cómo resolver los conflictos familiares

Cómo resolver los conflictos familiares

Los conflictos familiares son comunes y hasta necesarios; siempre y cuando no se atente contra la dignidad de sus miembros.


Es inevitable que se produzcan diferencias de opiniones dentro de una familia. La clave está en saber resolverlas y así reforzar los lazos amorosos.

Por ello es tan importante determinar cómo actuar ante una discusión familiar para que todos los miembros puedan expresarse. De esta manera se llegará a un acuerdo que dejará satisfecho a todos.

Es necesario comprender que en una situación de disputa familiar no todo es negativo. Al contrario, es una ocasión perfecta para aprender nuevas formas de resolver problemas.

Los conflictos familiares son comunes y hasta necesarios

El término familia comprende a un grupo de personas integrado por individuos unidas por relaciones filiales. Es decir, padres, hijos y hermanos o por vínculos de pareja.

Debido a esta estrecha e íntima relación, la conducta de cualquiera de ellos puede afectar la vida familiar.

Por ello es necesario identificar las causas y buscar los cambios que haya que hacer.

Tipos de conflictos familiares

Se pueden dividir según la relación que haya entre los implicados en el problema o en base a la causa que originó la situación conflictiva.

Entre la pareja

Las desavenencias con la pareja son uno de los más comunes. Pero si somos capaces de manejarlas de manera adecuada pueden servir para reforzar ese vínculo de amor.

una gran discusión revela la personalidad de tu pareja y puede hacer que la conozcas mucho mejor

Por lo general estas dificultades surgen de forma natural, a raíz de problemas de comunicación o de malos entendidos.

Entre padres e hijos

Otro de los problemas que se presentan en el grupo familiar son los que ocurren entre padres e hijos.

Pueden suceder durante la etapa infantil y suelen girar en torno al desarrollo de la autonomía del niño. Sin embargo, la adolescencia es la etapa en la que surgen el mayor número de conflictos familiares.

Estos aparecen cuando los hijos tienen entre 12 y 18 años y vienen dados por los cambios emocionales de este período.

Igualmente, cuando nuestros hijos son adultos se presentan desacuerdos, ya que es el comienzo de la convivencia entre personas mayores.

VER MÁS: Hijos rebeldes, padres desesperados

Entre hermanos

En las relaciones entre hermanos también surgen altercados. Son de los más habituales, pero suelen mantenerse durante muy poco tiempo.

En las relaciones entre hermanos también surgen altercados. Son de los más habituales, pero suelen mantenerse durante muy poco tiempo

Lo positivo de esta situación es que constituyen un anticipo de los conflictos que pueden aparecer en la edad adulta.

Asimismo, cuando una persona adulta ingresa en la etapa de la tercera edad, los cambios que experimenta son sumamente trascendentales.

Este conjunto de cambios pueden ser experimentados de manera muy dramática por la persona, dando lugar a conflictos familiares.

Debemos ver las diferencias de opiniones en el grupo familiar como algo natural.

En la convivencia de una familia, con diferentes edades, pensamientos y formas de ver la vida, las divergencias son inevitables.

No obstante, lo fundamental no es evadir el problema, sino evitar la  agresividad y manejarlo de forma inteligente, respetuosa y asertiva.

Técnicas para enfrentar conflictos familiares

Una de las primeras técnicas es saber negociar. Es importante negociar previamente una serie de pautas que ayudarán a la resolución del conflicto sin acabar a gritos.

Una de las primeras técnicas es saber negociar. Es importante negociar previamente una serie de pautas que ayudarán a la resolución del conflicto sin acabar a gritos

Debemos aceptar que los problemas no tienen una única solución o que la única solución posible no tiene que ser la nuestra.

Aprende a escuchar y a ser flexible. Deja hablar a los demás.

La educación emocional empieza en casa y es una herramienta básica para afrontar con tranquilidad una discusión familiar.

Es mucho más fácil la comunicación si aprendemos a escuchar. Terminamos con acuerdos beneficiosos para todos.

Utilizar las expresiones correctas también es clave. Una forma adecuada es reemplazar los reproches por manifestaciones de lo que se está sintiendo.

Asimismo, es necesario plantear o  sugerir soluciones alternativas a los problemas que ha causado la crisis.es necesario plantear o  sugerir soluciones alternativas a los problemas que ha causado la crisis.

Manejando las emociones se transmite este autocontrol al resto de miembros de la familia.

Hay que ser capaces de ver los conflictos familiares como una oportunidad para mejorar las relaciones entre los miembros.

Cualquier clase de crisis familiar requiere de la cooperación de todos sus integrantes. Sea la situación que se presente es importante continuar expresando muestras de cariño y afecto.

Con tu familia pasas la mayor parte de tu vida y esta siempre estará ahí cuando la necesites.

Es necesario que exista la sinceridad entre los integrantes

Cuando surja un problema dentro del hogar, no te quedes callada. Reúnete con todos los miembros de tu familia a conversar y a buscar alguna solución.

Es importante que los miembros sepan que no existe persona perfecta y que todos pueden cometer errores.

Cuando surja un problema dentro del hogar, no te quedes callada

En caso de que alguien cometa uno, los demás deben estar ahí para entenderlo y perdonarlo.

Habla con ellos y demuéstrales lo que significan para ti y que juntos podrán solucionar cualquier inconveniente.

Y si tú eres la causante o culpable de alguna discusión en la casa, acepta tu error y pide disculpas. No trates de culpar a los demás, asume tu responsabilidad y aporta soluciones. Esa es la mejor salida de los conflictos familiares.

Comments

comments

Más de Rosanna Ferrandina

Gana músculo con el TRX

El TRX es una actividad física que actualmente realizan muchas personas a...
Leer más