Consejos para repartir las tareas domésticas en el hogar

Consejos para repartir las tareas domésticas en el hogar

Repartir las tareas domésticas en el hogar es una buena idea para no llegar exhaustas al fin de semana.


Los tiempos es los cuales las labores del hogar eran solo para mujeres ya pasaron. Y con ellos desapareció la figura de la mujer que al casarse perdía todo derecho a disfrutar de su libertad.

Ello no quiere decir que como mujeres, esposas y madres, no disfrutemos de atenderle a nuestra familia. Simplemente es que, en estos tiempos, cuando ejercemos tantos roles, necesitamos ayuda para llevar bien un hogar.

Entonces se hace necesario organizarnos y elaborar un plan de trabajo, asignándole funciones específicas a cada miembro de la familia.

Repartir las tareas domésticas en el hogar es una buena idea para no llegar exhaustas al fin de semana

Elige un momento de la semana en el que todos puedan reunirse, sin prisas y con buena disposición. 

Tareas domésticas en el hogar

Lo primero que debemos hacer es elaborar una relación de todas las responsabilidades que hay en la familia.

Una vez hecha la lista, cada miembro de la familia escogerá aquellas tareas que sabe y que  le guste hacer.

El éxito del plan radica en que cada día se realicen ciertas actividades que te permitan tener todo ordenado.

No se trata de imponer a nadie que realice o no diferentes labores. La idea es que las partes lleguen a un consenso para cumplir con  las tareas con satisfacción.

Dentro de las tareas domésticas, hay algunas que se hacen diariamente. Otras que se hacen una vez a la semana y algunas mensualmente.

Dentro de las tareas domésticas, hay algunas que se hacen diariamente. Otras que se hacen una vez a la semana y algunas mensualmente.

Un reparto igualitario genera unas relaciones interpersonales igualitarias y placenteras, con disminución de tensiones y conflictos.

Esto quiere decir que al asignar las tareas domésticas en el hogar, debe hacerse entre todos los miembros de la familia.

Hay que tomar en cuenta los horarios tanto de los padres como de los hijos.

Este es un aspecto muy importante que a veces se olvida.

El tiempo de trabajo, las clases, la recreación y el descanso, también tienen que ser equitativos.

Con una buena disposición, las relaciones familiares mejorarán. Con ello se dispondrá de más tiempo para disfrutar todos juntos dentro y fuera del hogar.

VER MÁS: Ideas para la merienda de los niños

Cómo repartir las tareas domésticas con la pareja

En los últimos años las parejas han ido modificando poco a poco sus roles. Han disminuido las tareas domésticas que realiza la mujer y aumentado las que realiza el hombre.

Han disminuido las tareas domésticas que realiza la mujer y aumentado las que realiza el hombre

Como se trata de una pareja y de personas diferentes, hay que sentarse a buscar en qué se es el mejor.

Por ejemplo, algunas mujeres no suelen ser muy buenas en la cocina. Por ello su esposo entrega lo mejor de sí, para hacer deliciosos platos.

Sin embargo, él no es muy bueno con los arreglos varios y ella sí. Entonces, hay que buscar quién es el mejor en cada cosa.

Es importante que las parejas negocien desde el principio cómo se repartirán las tareas domésticas en el hogar.

Limpiar, lavar los platos, tender la ropa y cocinar: el reparto de las labores domésticas suele generar conflictos.

La división de tareas no se hace sola, por eso es importante que las parejas negocien.

Si uno de los miembros no está conforme con el reparto, debe hablar con su pareja para que haya discordia.

Las personas tienen distintas ideas acerca de lo que son el orden y la limpieza.

Lo ideal es que a la hora de distribuir las tareas se tengan en cuenta dos aspectos. Por un lado aquellas actividades que nos atraigan o motiven más, y por otro, aquellas en las que tengamos más destreza.

Y si alguno no recordó su tarea o no pudo realizar su obligación como le corresponde, lo mejor es apoyarse en el otro.

Hijos más responsables

A medida que crecen, es importante que tus hijos asuman responsabilidades y aprendan hábitos, disciplina y normas de convivencia.

Una buena manera es hacerles partícipes de las tareas del hogar teniendo en cuenta su edad y grado de madurez.

A medida que crecen, es importante que tus hijos asuman responsabilidades y aprendan hábitos, disciplina y normas de convivencia

Un buen momento para enseñarles a participar las tareas domésticas en el hogar son los periodos vacacionales.

Durante esa época el horario es más flexible y tienen más tiempo libre en casa.

Dependiendo de la edad que tengan tus hijos hay cosas que pueden hacer. Otras responsabilidades se les asignarán a medida que vayan creciendo.

El hogar es uno de los principales lugares donde los niños pueden aprender a ser más responsables. Eso se puede lograr a través de su participación y colaboración en las tareas domésticas.

Enséñales a realizar los trabajos del hogar poco a poco. Los niños tienen que aprender esas obligaciones de una forma progresiva.

Es recomendable empezar por pocas y sencillas e ir agregando otras tareas a su rutina.

Todos los niños de la casa deben colaborar y ver que sus padres también están involucrados.

Establece las normas de una forma clara y justa.  No seas ambigua en las órdenes ni tengas preferencias.

Estimúlalos reconociendo sus logros: reconoce su esfuerzo por hacer las cosas bien.

Recompénsalos 

Los niños que obtienen la recompensa de su trabajo, acaban siendo más responsables que los que sólo reciben críticas.

Revisa periódicamente sus tareas y saber qué opinan de ellas y las ideas que tienen al respecto también les ayudará.

Los niños que obtienen la recompensa de su trabajo, acaban siendo más responsables que los que sólo reciben críticas

Muéstrales la manera adecuada de realizar la tarea. Diles a tus hijos lo que espera de ellos. Divida la tarea en partes pequeñas. Permite que los niños cometan errores y aprendan de sus errores.

Proporcione suficiente tiempo para que los niños aprendan. Enseñar responsabilidad cuando los niños son muy pequeños, les ayuda a interesarse y preocuparse por otros.

Los niños que colaboran con quehaceres en casa ayudan a los padres a ahorrar tiempo y energía.

Esto ayuda a los padres a equilibrar tareas familiares y de trabajo.

Los niños necesitan ser tomados en cuenta y compartir las tareas domésticas en familia.

Estos consejos para repartir las tareas domésticas en el hogar serán de gran utilidad si los pones en práctica. Verás como fluirán mejor las cosas en tu casa y tu familia será un ejemplo a seguir.

Comments

comments

Más de Rosanna Ferrandina

Gana músculo con el TRX

El TRX es una actividad física que actualmente realizan muchas personas a...
Leer más