Guía para ser la mejor madrina de bodas

maid of honor
A smiling bride wearing a white wedding dress is listening to her bridesmaid in a rural landscape tell her a secret. Horizontal shot.

Todas recordamos a Pippa Middleton ayudando a que el vestido de su hermana mayor se viera espectacular desde todos los ángulos mientras se convertía en princesa de Inglaterra, ¿verdad?


Ahora bien, ser nombrada madrina de bodas conlleva una serie de responsabilidades que mezclan tradición y diversión; por eso te damos esta breve guía para que nada te tome por sorpresa:

¿A quién elegir?

Para ser madrina de bodas no es necesario tener probadas credenciales o experiencia en planificación de eventos. Lo que sí es oportuno –y es nuestro consejo a todas las novias que están en fase de decidirlo– es que sea alguien de confianza.

La razón es muy sencilla: vas a delegar mucho en ella, y debe ser una mujer que conozca tus gustos, te haga sentir cómoda y, llegado el caso, te  hable con total franqueza. La selección casi siempre queda entre las mejores amigas, hermanas, primas e incluso la madre de la novia.

Bridesmaid helps bride to put on a wedding dress.

Deberes de una madrina de bodas

  • El primero de ellos es ayudar en la organización del matrimonio, desde la ceremonia civil hasta el estilo decorativo con que se ambientará la recepción. Lo más importante es ser sincera y contribuir con ideas positivas para que cada detalle sea único.
  • Uno de los momentos especiales que compartirás será cuando la novia elija su vestido. Además, la madrina de boda tiene voz y voto en los trajes del cortejo y en el suyo, el cual es distinto.
  • Planificar la despedida de soltera. Ahora, si quieres mantener a todo el mundo contento, mejor divídela y haz una tipo brunch para familiares, y otra más fiestera con juegos o viajes cortos.
  • Aunque no se conoce mucho, la madrina –junto con los padres– es quien lleva el registro de la lista de bodas y de los regalos recibidos.
  • Otra de las funciones principales de este rol es estar pendiente en todo momento de la novia, desde los días previos en que hay que ir a la estética para el facial de rigor, hasta que no se olvide de comer en su gran día.
  • Recibir a los invitados al enlace y coordinar el orden del cortejo son otros deberes de la madrina de bodas, al igual que llevar las alianzas.
  • Dar uno de los discursos que exige el protocolo también está apuntado en la lista. Inspírate en una anécdota, y no temas decir frases cursis, todos van a llorar en algún momento.

Tip Eme: ¡No olvides divertirte!

Imágenes: iStock

Comments

comments

Más de María Gabriela Cartaya