Piel de gallina, un reflejo de supervivencia

Que nuestra piel se erice es un reflejo, que evolucionó como una necesidad, para nuestra supervivencia en un ambiente hostil


Hipo, una inofensiva molestia

La piel de gallina tiene un nombre científico y es reflejo pilomotor. Funciona gracias a que en la raíz de cada uno de los vellos de nuestro cuerpo existe un pequeño músculo capaz de erizarlo. Pero, ¿qué provoca esta reacción? Generalmente, el frío, la excitación y las emociones fuertes, como cuando algo nos causa mucho miedo o repulsión.

Cuando ocurre un estímulo como estos, la fibra musculosa conectada al folículo piloso se tensa y la piel que lo rodea se frunce provocando la piel de gallina, levantando el vello pegado a la piel. Lo que el cuerpo pretende al hacer esto es generar calor. Porque el vello que se levanta atrapa una capa de aire contra la piel, aislándolo.

Sin embargo, estos pelitos son muy delgados, cortos y poco abundantes. En el caso de mamíferos más velludos, la reacción sí puede ser sinónimo de supervivencia: sobretodo ante climas fríos, no contra depredadores. Cuando nuestro cuerpo se enfrenta ante una circunstancia de estrés, inmediatamente pone en marcha el mecanismo de “huida o pelea”, generando adrenalina. Pero si la situación es extrema, también se nos pondrá la piel de gallina.

Curiosidades sobre los estornudos

Imagen: iStock

Comments

comments

Más de Génesis Amaris

El origen del Carnaval: entre lo pagano y lo religioso

Conoce la historia de esta celebración
Leer más