Descubre los mejores tips para cuidar las rodillas

cuidar tus rodillas

Las rodillas son la articulación más grande del cuerpo. Muchas mujeres no les dan la atención que merecen, ya sea por desconocimiento o incluso descuido.


Sin embargo, es importante que empecemos a cuidarlas y fortalecerlas, ya que esta zona del cuerpo es bastante propensa a tener lesiones.

Existen muchas maneras de mantener las rodillas saludables, ya sea ejercitando o con tratamientos estéticos.

Causas de los problemas en las rodillas

Una de las principales causas por las que comenzamos a tener problemas en las rodillas es el sobrepeso.

Si tu peso corporal no está en el número correcto es probable que comiences a sentir incomodidad en esta área. Se dice que un 20% más del peso requerido puede aumentar el riesgo hasta 10 veces.

Una de las principales causas por las que comenzamos a tener problemas en las rodillas es el sobrepeso

Otro aspecto que debemos tomar en cuenta son los saltos. Ya sea cuando hacemos algún ejercicio o bajamos las escaleras, una mala caída puede ocasionar lesiones.

Esto no significa que dejarás de saltar la cuerda o cualquier otro ejercicio, solo debes recibir el impacto correctamente. Para ello se recomienda caer con las piernas semiflexionadas.

Cuando saltamos o bajamos las escaleras nuestro cuerpo se multiplica por cuatro. Todo ese peso lo sustentan las rodillas.

Cuando saltamos o bajamos las escaleras nuestro cuerpo se multiplica por cuatro. Todo ese peso lo sustentan las rodillas.

Si tienes dolores en esta zona del cuerpo y no cesan luego de tomar analgésicos, te recomendamos acudir a un médico. Él se encargará de revisarte, analizar cuál puede ser tu problema y darte una solución.

Asimismo, es muy importante que reestructures tu dieta. El aguacate, los frutos secos, el pescado y el aceite de oliva contienen propiedades antiinflamatorias y podrán serte de mucha ayuda.

El kiwi, brócoli, mango y las espinacas aportan vitamina E, por lo que serán unos aliados claves para el fortalecimiento de las articulaciones.

VER MÁS: Tips para unas piernas bien cuidadas y torneadas

Tratamientos de belleza y estéticos

Lo primero que debemos hacer para el cuidado de las rodillas es exfoliarlas. Se recomienda hacerlo dos o tres veces a la semana para así suavizar la zona y eliminar impurezas.

Lo primero que debemos hacer para el cuidado de las rodillas es exfoliarlas

Entre los distintos tipos de exfoliantes una buena opción son los que contienen arcilla o avena.

El segundo paso es humectar la zona. Por lo general, la piel de las rodillas es más seca que la del resto de nuestro cuerpo; esto debe a que cuenta con pocas glándulas sebáceas.

Se recomienda usar todos los días cremas o productos hidratantes para así mantenerlas saludables. Productos con ácido hialurónico o vitaminas E, C y A serán de gran ayuda.

En cuanto a los tratamientos estéticos, se recomienda para las rodillas con flacidez la mesoterapia. Esta consiste en una serie de microinyecciones que contienen suero y silicio que estimulan la presencia del colágeno.

Calentamiento antes de ejercitar

Es importante que antes de cada entrenamiento realicemos el calentamiento.

  1. Duración

Lo recomendable es que calentemos por aproximadamente 15 o 20 minutos. Esto dependerá también de la actividad física de la persona.

Lo recomendable es que calentemos por aproximadamente 15 o 20 minutos

Por ejemplo, a quienes no están acostumbrados a hacer deporte se le recomienda hacer menos tiempo, ya que el sobreesfuerzo puede generar roturas musculares.

  1. Trabajar grandes grupos musculares

Los expertos recomiendan iniciar el calentamiento con respiración y alguna actividad aeróbica que te permita mover todo el cuerpo. Debes tomar en cuenta que la intensidad debe ser muy suave.

  1. Músculos completos

Una vez calentando el cuerpo, trataremos de hacer foco en los músculos a trabajar para así prepararlos mejor.

Una vez calentando el cuerpo, trataremos de hacer foco en los músculos a trabajar para así prepararlos mejor

Una táctica que puede servirte es crear una rutina para no olvidar ningún músculo.

  1. Estiramiento

La clave del calentamiento es que nuestros músculos se estiren, por ello la flexibilidad y el estiramiento son fundamentales. Estos te ayudarán a evitar lesiones o roturas en casa de una caída o un mal movimiento.

Puedes comenzar intentando tocar la punta de tus pies con los dedos de tu mano. También puedes entrelazar los dedos de las manos, estirar los brazos y pasarlos por encima de tu cabeza. Esto ayuda a fortalecer las vértebras.

El estiramiento no solo debe dejarse para el calentamiento, también es importante una vez finaliza la sesión.

Se debe aprovechar que los músculos están calientes para estirarlos y así evitar que se contraigan. Lo recomendable es hacerlo por 10 minutos.

Ejercicios

Existen muchos ejercicios que pueden ayudarte tanto a prevenir como a fortalecer las rodillas.

  1. Balance

Consiste en mantener el equilibrio sobre un solo pie. Lo recomendable es que repitas 10 veces y alternes los pies.

Consiste en mantener el equilibrio sobre un solo pie

  1. Resistencia

Acuéstate en el suelo y eleva la cadera. Luego, extiende la rodilla hasta formar un ángulo de 30 a 45° aproximadamente entre tu pierna y el resto del tu cuerpo. Mantente por seis segundo y regresa a la posición inicial. Repite el procedimiento 10 veces y alterna las rodillas.

  1. Sentadillas

Este ejercicio ayuda a fortalecer los músculos. Para hacerlo, necesitas estar de pie, con las piernas separadas a la altura de tus hombros. Flexiona las rodillas y baja y sube el cuerpo. Recuerda que debes estar siempre con la espalda recta. Tus rodillas no deben pasar la punta de tus pies. Puedes hacer tres series de 15 repeticiones cada una.

Sentadillas

También puedes agregar una banda elástica entre tus piernas para hacer mayor énfasis en esa zona.

Si quieres un entrenamiento de menor nivel te recomendamos hacer las sentadillas pegada a la pared.

  1. Bicicleta tumbado

Este ejercicio ayuda a tener una mayor resistencia en las rodillas y evitar la flacidez.

Acuéstate en el suelo, coloca las manos detrás de nuca o en el piso, lleva una rodilla hacia la altura de tu pecho y regrésala a su posición actual.

Tres series de 20 repeticiones cada una, alternando las rodillas, serán suficientes.

Comments

comments

Más de Rosanna Ferrandina

Gana músculo con el TRX

El TRX es una actividad física que actualmente realizan muchas personas a...
Leer más