Lo que nadie te dice de tu vagina

Cuidados vaginales

En bachillerato conoces lo básico, pero la verdad NADIE pone mucha atención a las clases de biología y educación para la salud. Tanto así que llegas a los 15 años y no entiendes realmente cómo funciona tu vagina


Relacionada: Lo que no sabías del himen

  1. Flujo vaginal: ¿Sabes diferenciar entre el flujo vaginal normal y el anormal? Pues por fin podrás hacerlo: el flujo elástico y transparente (como la clara de un huevo), es completamente normal, así como el blanco. Si el flujo cambia de color (amarillo o verde) y de consistencia, podrías tener una infección vaginal.
  2. Limpieza vaginal: Seguramente desde pequeña tuviste que lavarte con un jabón neutro, pero a lo largo de los años seguro quisiste intentar con cosas nuevas… y nada salió bien. Pues bien, tu vagina puede cuidarse por sí misma, así que no deberías limpiarla con nada más que un jabón neutro o algún producto específicamente hecho para la limpieza vaginal. Cualquier otra cosa podría alterar el Ph y no querrás comprobar cómo se siente eso.
  3. Cómo llegar al orgasmo: Seguro pensaste que la mera penetración era más que suficiente para llegar al orgasmo, pero no es así. Además de ésta y excitación, necesitas estimular el clítoris. Es más, ni siquiera necesitas penetración, con que te familiarices con tu clítoris, será más que suficiente.
  4. No puedes perder un tampón dentro de tu vagina: Aunque se caiga el hilo del tampón o lo metas de más, éste no puede viajar más allá de tu vagina. Así que no te estreses, el tampón es útil si no lo dejas dentro por mucho tiempo.
  5. Sólo porque uses lubricante, no quiere decir que haya algo mal contigo: La secreción vaginal cambia con el tiempo, así que en algún momento de tu vida necesitarás un lubricante, y no tiene nada de malo. Si no estás lubricando bien, a veces no tiene nada que ver con la excitación o las habilidades de tu novio, incluso puede ser un problema hormonal por el estrés o tu peso.
  6. Tu anatomía: Fuiste a la escuela y tuviste un examen sobre los genitales, pero seguro ahora no puedes identificar los labios menores, la uretra o el clítoris ¡y eso está mal! Sabemos que no puedes hacer mucho con esa información, pero es TU cuerpo y deberías conocerlo.
  7. Cómo es tu vagina: ¿Acaso la has visto en un espejo? No es un monstruo, no tiene dientes y no te petrificará si la miras. De verdad te animamos a conocerla mejor, explorarla y ver cómo es físicamente.
  8. Puedes tener una ETS sin penetración: Aunque no haya penetración, los labios, el perineo y la vulva pueden contraer infecciones con el contacto físico de genitales. El Herpes y el VPH pueden transmitidos de esta forma, así que debes tener mucho cuidado.
  9. No olerá a rosas: Muchas industrias han invertido dinero en hacernos pensar que la vagina debe oler a rosas. Así que seguro te da pena que tu chico se acerque e incluso te desagrada el olor. Pero no te preocupes, las vaginas no huelen bien, pero tampoco deberían oler mal. El punto es que reconozcas el olor natural de tu zona íntima.
  10. Es más poderosa que el miembro masculino: Además de que puede cargar pesas y tener orgasmos múltiples, la vagina puede traer un bebé al mundo ¿qué hay más mágico y especial que eso?

Por Andrea Bouchot

Relacionada: Riesgos de no usar ropa interior

Imagen: iStock

Comments

comments

Escrito por
Más de Equipo Eme