Las pausas activas: ¿qué son?

Permanecer sentados mucho tiempo es perjudicial para la salud. La rutina de oficina y el trabajo con la computadora hacen que las personas se muevan menos, lo que puede originar una serie de problemas que van desde lumbagos hasta lesiones cervicales. Las pausas activas es una práctica saludable que contrarresta estos efectos y, además, son divertidas. Conoce un poco más sobre ellas.


Las pausas activas son ejercicios de entre 5 a 15 minutos que se basan en estiramientos de brazos y piernas, en movimiento de cabeza y articulaciones para hacer fluir la sangre, des-contracturar los músculos y promover la actividad física en las oficinas.

Médicos y expertos en salud ocupacional recomiendan hacer pausas activas cada dos horas, de manera que se cambien las posturas y se activen los sistema respiratorio y cardiovasculares. Además, estudios científicos dan testimonio de los beneficios que tiene para la concentración y la resolución de problemas realizar una breve pausa de 10 minutos.

Entre los ejercicios de pausas activas más comunes se encuentran:

1. Giros de cabeza hacia la derecha e izquierda.
2. Inclinaciones de cabeza hacia atrás y hacia adelante, de modo que se estiren todos los músculos del cuello.
3. Levantarse de la silla y estirar los brazos hacia el techo y los lados.
4. Rotar los hombros hacia atrás y hacia adelante. También realizar movimientos circulares de muñecas y brazos.
5. Estando de pie, hacer pequeñas sentadillas o subir y bajar las rodillas.
6. Hacer movimientos de rotación de ambos tobillos.
7. Llevar los brazos hacia atrás para tratar de tocar la espalda mientras se sostiene con el codo.
8. Caminar, al igual que subir y bajar escaleras.

Aunque en muchos países están cambiando las maneras de trabajar, todavía la jornada “de 8 a 5” continúa vigente, por lo que es fundamental tener el compromiso de implementar las pausas activas al menos tres veces al día.

Imagen: youtube.com

Comments

comments

Más de María Gabriela Cartaya