7 claves a la hora de consumir batidos nutricionales

Batidos nutricionales: algunas claves para consumirlos

Los batidos nutricionales se han convertido en un hábito creciente, pero muchos no saben cómo prepararlos, cuándo tomarlos o qué incluir en ellos.


Este tema, sin embargo, es más delicado de lo que muchos creen y debería abordarse siempre con precaución, pues en torno de la nutrición existen componentes fundamentales que muchos desconocen.

Hay, por ejemplo, poblaciones especialmente vulnerables en el plano nutricional, como los adultos mayores, los niños y los enfermos, que, por sus particularidades etarias y fisiológicas, se convierten en focos de múltiples estrategias comerciales que no siempre son las más pertinentes.

Te puede interesar: Batidos que desinflaman el vientre ¡rápido!

Esa falta de conocimiento ha incentivado el uso de fórmulas nutricionales como los batidos. Sus bondades son ampliamente publicitadas, pero, lamentablemente, no existen indicaciones claras para consumirlos.

Por eso, y porque pueden tener efectos adversos sobre la salud, es importante tener en cuenta algunos elementos que resultan claves a la hora de seleccionar el suplemento nutricional más adecuado para tu organismo.

7 claves a la hora de consumir batidos nutricionales

7 Claves a la hora de consumir batidos nutricionales

1. Define tus necesidades

Existen diferentes razones para tomar un suplemento. Por ejemplo: aumentar las cantidades de energía, incrementar el consumo de proteínas, mejorar la cicatrización, aumentar o mantener la masa muscular, o suplir las cantidades de vitaminas y minerales que hagan falta.

Es importante revisar, de la mano de un nutricionista, sus necesidades específicas, el tipo de nutriente que su cuerpo requiere y, por tanto, el batido que mejor responda a las demandas del organismo.

2. Calcula y distribuye las calorías

Las calorías requeridas por una persona sana corresponden a las de una dieta normal. Lo ideal es que las proteínas aporten entre el 15 y el 20 por ciento de las calorías; los carbohidratos, entre el 45 y el 50 por ciento; y las grasas, entre el 30 y el 35 por ciento.

Las etiquetas de los productos explican esta distribución. Trata de fijarte en ellas para determinar su aporte calórico.

Ver más: Batidos para tener energía

3. Colágeno, la proteína de moda

El colágeno está de moda, pero no contiene los suficientes aminoácidos. Es una proteína de muy mala calidad, por lo que su uso debe limitarse a casos de extrema necesidad.

4. Los carbohidratos son vitales

Los carbohidratos son la fuente de energía más eficiente del cuerpo. Pueden ser simples o compuestos. Así que cuando compres productos, decídete por aquellos que ofrecen mayor contenido de carbohidratos compuestos (cereales, tubérculos y leguminosas) y evita los simples que, en su mayoría, son azúcares.

La lactosa, que es el azúcar de la leche, es un carbohidrato simple muy usado en algunos compuestos que se deberían evitar. Otras fórmulas tradicionales contienen carbohidratos como el jarabe de maíz y la fructosa que, al consumirse en exceso, generan sobrepeso, obesidad, síndrome metabólico y otros males cardiovasculares causados por la elevación de los triglicéridos.

5. Ten en cuenta el origen de las proteínas

Las proteínas son un nutriente esencial, y de su consumo adecuado dependen la formación y el mantenimiento de los músculos, las defensas, el equilibrio hormonal, etcétera. Por eso es fundamental escoger proteínas de buena calidad. Ten en cuenta que las de origen animal son mejores que las de origen vegetal. El organismo aprovecha las primeras en su totalidad, lo que no ocurre con las segundas.

Según estudios de Bernard Koletzco y Van Goudover, autoridades mundiales en nutrición pediátrica, los batidos nutricionales basados en soya cubren solo el 30 % de las necesidades diarias de proteína. Los batidos no suplen el resto de alimentos, por eso debe asegurarse de consumir las cantidades adecuadas de proteína.

6. Supervisa tosas las grasas

Las mejores grasas son las derivadas de aceites vegetales y las de mejor composición son los aceites de canola y de oliva. De las grasas de origen animal, las mejores son las provenientes del pescado, como el EPA (ácido eicosapentaenoico) y el DHA (docosahexaenoico). Se recomienda que las fórmulas nutricionales contengan este tipo de grasas.

Se ha demostrado que el EPA y el DHA tienen efectos antiinflamatorios y se han relacionado con beneficios cardiovasculares. De la calidad de las grasas depende el buen funcionamiento y la absorción de las vitaminas A, D, E y K.

7. Ojo con las vitaminas y los minerales

Revisa que los suplementos contengan proporciones equilibradas de vitaminas y minerales. Por ejemplo, si el producto contiene zinc, también debe ofrecer cobre; y si ofrece calcio, también debe contener fósforo. Un poco de equilibrio en su receta es la clave perfecta para los mejores resultados.

Por Mavi Contreras

Comments

comments

Escrito por
Más de Equipo Eme

4 actividades para activar tu domingo en casa

¡Anímate a convertirlo en un día diferente!
Leer más