Reconcíliate con el espejo

eres narcisista
Imagen; 101consejospara.com

Este es uno de esos días por el que todas hemos pasado alguna vez y no quisiéramos repetirlo, aunque muy a nuestro disgusto nos vuelve a ocurrir con una frecuencia que no avisa. Nos paramos frente al espejo, acercamos el rostro, lo alejamos. Nos examinamos sin misericordia de pies a cabeza mientras anotamos la lista de defectos. Le ponemos y quitamos centímetros a nuestra geografía corporal según estimamos que nos falta por aquí y nos sobra por allá. Ya nos hemos cambiado el peinado varias veces y el montón de ropa sobre la cama habla del “quita-y-pon”. Todo intento por gustarnos resulta inútil. Nada nos complace, nada nos queda bien, simplemente nos vemos horribles.


Tenemos una crisis de espejo. Lo que apreciamos -o despreciamos- de la imagen que nos devuelve el espejo procede de los juicios que nos hacemos sobre nosotras mismas. Nuestro estado de ánimo determina que algunos días nos convirtamos en jueces implacables frente al espejo. No es casual que estas crisis aparezcan justo cuando nos sentimos deprimidas, inseguras, preocupadas o insatisfechas por aspectos de nuestra vida.

Vivimos en una sociedad que nos demanda lucir bellas, arregladas, seductoras, bien dispuestas y seguras, independientemente del rol que estemos ejerciendo. Cuidar nuestra apariencia es importante, pero más que perseguir un modelo de belleza específico hay que destacar lo bello que cada una de nosotras tiene. Intentar convertirnos en lo que no somos nos va a conducir a la insatisfacción, la frustración, la rivalidad, la envidia y la autocrítica.

Ante una crisis de espejo nos conviene tomar medidas rápidas y eficientes que nos ayuden a superar el día y nos hagan sentir mejor:

  • Chequea qué sentimientos se esconden detrás de esa falta de autoestima momentánea. ¿Acaso te estás comparando con otra? Aunque no sea cierto, la grama de la vecina siempre luce más verde.
  • Revisa las situaciones que pueden estar influyendo para que te sientas inconforme. ¿Perdiste el empleo? ¿Rompiste una relación?
  • Abandona la crítica apenas notes que lo estás haciendo. Elimina tu lista de descalificadores.
  • Elabora una lista de atributos personales y sácales partido. ¿Tienes una hermosa melena? ¿Una sonrisa espectacular? Lúcelos.
  • Escoge de tu guardarropa esa pieza especial que te hace sentir como una diosa cuando te la pones.
  • Comparte con una amiga que se solidarice contigo y te levante el ánimo. Ella seguro sabe lo que necesitas escuchar.
  • Ríete de ti misma: no eres horrible, sólo que hoy te ves horrible. El buen humor nos ayuda en los días difíciles.

Silvia Mago es comunicadora social y facilitadora en Terapias Corporales. Tiene 18 años de experiencia como instructora de yoga. Síguela en Twitter como @SilviaMago

Comments

comments

Escrito por
Más de Silvia Mago

La palabra empeñada

¿Por qué no la cumplimos?
Leer más