Pesadillas imaginarias

pesadillas imaginarias

“Mi vida ha estado llena de múltiples vicisitudes, muchas de las cuales nunca llegaron a ocurrir”. Mark Twain


 

Debo reconocer que entre las muchas frases célebres que he leído ésta es una de mis preferidas. En más de una ocasión me encuentro repitiéndola mentalmente, o a viva voz, así parezca loca. Lo hago a modo de ejercicio porque me aleja de las pesadillas imaginarias y me trae de vuelta al presente y me impide seguir recreando escenarios que son factibles que ocurran, pero también son factibles que nunca lleguen a pasar.

Pocas escapamos de caer en esa especie de soñar despiertas que puede convertirse en pesadilla, sobre todo cuando la ensoñación la dedicamos a situaciones problemáticas que fantaseamos nos pueden ocurrir si llegara a pasar esto o aquello o esto otro.

Comenzamos a barajar posibilidades y las combinaciones que podemos hacer son tan variadas que el tiempo se nos consume dentro de un estado de ansiedad y frustración que nos deja un profundo malestar y una gran inquietud. Para nada. Porque la situación ni siquiera ha llegado. Son solo pesadillas imaginarias.

 

¿Cómo superar los pesadillas imaginarias?

1) Dándonos cuenta y reconociendo la tendencia que tenemos y la energía que desplegamos en alimentar preocupaciones y pesadillas imaginarias de forma fácil.

2) Asumiendo la intención del cambio que queremos se opere en nosotras manteniéndonos vigilantes para darnos cuenta cuando ocurre.

3) Apenas nos demos cuenta de que estamos recreando un futuro catastrófico, cortar el melodrama de inmediato.

4) Volcar nuestra atención al presente para apreciar lo que ocurre en ese preciso momento.

5) Usar los cinco sentidos en cada una de las actividades, para comprometernos anímica y orgánicamente con cada cosa que hacemos.

6) Insistir, insistir, insistir, todas las veces que nos sea necesario. La práctica insistente irá disminuyendo la manía futurista.

7) Elegir para pensar algo bueno que nos esté pasando ese mismo día.

8) Confía en que tienes los recursos necesarios para que cuando llegue el momento puedas resolver. El presente es ya, ahora mismo. Evitemos desperdiciarlo viviendo por anticipado problemas que aún no han llegado.

 

Imagen de apertura: parroquiaicm.wordpress.com

Comments

comments

Escrito por
Más de Silvia Mago

La palabra empeñada

¿Por qué no la cumplimos?
Leer más