La vida es un rompecabezas

la vida es un rompecabezas

Aunque creamos en el azar y en ocasiones le arrojemos al destino las vueltas que da la vida, nada de lo que nos acontece es fruto de la casualidad. Todas las personas que conocemos, las circunstancias que vivimos, las decisiones que tomamos, los conocimientos que adquirimos, fungen de manera parecida a como lo hacen las piezas de un enorme rompecabezas que, al principio, nos parecen un tanto desordenadas e inconexas hasta que con paciencia nos sentamos a calzarlas y conseguimos armar la imagen general.


 

Ese mismo proceso ocurre con nuestra vida. Cuando decidimos detenernos, volcar nuestra mirada hacia atrás para hacer un repaso y ordenar los acontecimientos vividos, podemos constatar cómo cada una de las experiencias que hemos tenido, por muy simple que haya sido, adquiere un significado específico, una razón de ser que le ha dado contornos específicos y forma parte ineludible de lo que somos en la actualidad.

Darle un vistazo retrospectivo a nuestra existencia nos puede ayudar a ubicar dónde han estado los puntos de inflexión que han producido virajes importantes, nos permitirá comprender en dónde andamos y hacia dónde vamos. Veremos qué hicimos y qué dejamos de hacer en cada ocasión; cómo aprovechamos o dejamos pasar oportunidades cuando aparecieron; qué decisiones tomamos o dejamos de tomar en el momento que era oportuno o necesario tomarlas; si estamos dando tumbos a ciegas, rodando de barranco en barranco, con una vida al garete que nos está llevando a cualquier parte menos a la que queremos y necesitamos para sentirnos felices.

Darle un sentido de causalidad a todo lo que nos ocurre nos permite también entendernos como partes responsables y dirigentes de nuestra vida. Asumiremos cada acto en forma concienzuda porque sabemos que lo que hagamos o dejemos de hacer nos traerá consecuencias; dejaremos de operar como simples marionetas pusilánimes, subalternas y víctimas de las casualidades.

Mirar hacia el pasado para examinarlo bajo esta perspectiva puede convertirse en un ejercicio vital de comprensión sobre nosotras mismas que nos proporcione claves orientadoras para continuar el camino que nos queda por recorrer.

 

Silvia Mago es comunicadora social y facilitadora en Terapias Corporales. Tiene 18 años de experiencia como instructora de yoga. Síguela en Twitter como @SilviaMago

Imagen de apertura: tiempodecine.blogspot

Comments

comments

Escrito por
Más de Silvia Mago

La palabra empeñada

¿Por qué no la cumplimos?
Leer más