Cómo disfrutar de la soledad

Perder a un ser querido, divorciarse, abandonar tu país, terminar una relación o estar soltero son situaciones que nos obligan a lidiar con la soledad. Para muchos la palabra “soledad” es sinónimo de miedo y angustia, pero una vez que comprendemos que solo es un sentimiento, una carencia con melancolía, empezamos a verla diferente, y a disfrutarla también. En Eme de Mujer no tenemos la cura para que no estés o te sientas sola, pero sí te podemos decir cómo disfrutar de la soledad. 


 

Enfrenta tus emociones 

Si estás atravesando un duelo o una separación lo primero que debes hacer para disfrutar de la soledad es vivir la tristeza o cualquier otro sentimiento que eso desencadene en ti. Es recomendable no estancarse en esta etapa porque mientras más larga sea más difícil es salir de ella.

Piensa en ti, luego en ti y después en ti

La soledad tiene sus cosas positivas, entre ellas la oportunidad de hacer todo lo que siempre has querido. Acepta las invitaciones que de verdad te interesan, atiende a las personas que son realmente importantes, haz las actividades que te ofrecen verdadero placer.

Busca una actividad 

Cuando comienzas a creer que estás disfrutando de la soledad suele pasar que comienzas a aburrirte de ella. Para evitar que eso suceda es necesario que busques una actividad que disfrutes mucho y puedas practicarla varias veces a la semana. Puede ser alguna disciplina deportiva o hasta clases de cocina.

Interactúa con nuevas personas

Tratar con nuevas personas es una de las cosas más positivas cuando nos sentimos solos, ya que son como un libro nuevo lleno de historias distintas que nos permiten distraernos de lo cotidiano. Inscribirte en un club de lectura, asistir a catas de vino o estudiar algún idioma son actividades que te permitirán interactuar con nuevas personas.También debes evitar aislarte, no te olvides que aunque sientas que estás sola, siempre hay alguien que está pendiente de ti.

Disfruta tu tiempo a solas

Estar sola no quiere decir que eres un extraterrestre, hay quienes tiemblan a la idea de sentarse a comer solo o ir al cine solo. Pues no. No puedes privarte de hacer las cosas que te gustan porque no tienes compañía. Así como la ciudad donde vives es de todos los ciudadanos que la habitan, los restaurantes, teatros, cines, circos y conciertos también lo son. Anímate, no existe un lugar que prohíba el derecho de admisión a personas solas o solteras.

Conócete

Si algo te permite la soledad es saber qué quieres, cuándo lo quieres, cómo y dónde. Tienes un futuro por delante, aprovecha esta etapa de tu vida para descubrir tus verdaderos gustos y planificar qué quieres que pase en tu vida, qué necesitas. No tengas miedo de enfrentar la voz de la conciencia, por el contrario, ahí están todas las respuestas. Piensa, piensa y vuelve a pensar.

No te quedes en casa

Si solo vas del trabajo a la oficina y viceversa estás haciendo mal. Comparte contigo misma y disfruta de la naturaleza. Aprovecha los fines de semana para pasear por tu ciudad, ir al parque o a alguna feria. Si no tienes ganas de salir entonces consiéntete preparándote una comida que te guste para ver tu película favorita.

Ejercítate

Aprovecha la soledad para ser una persona más saludable y aumentar tu autoestima. El ejercicio produce endorfinas, la hormona de la felicidad, así que te permitirá estar de buen ánimo y, lo mejor de todo, no necesitas a un ejército a tu lado para caminar o ir al gimnasio.

No te acostumbres

Aunque parezca imposible, las personas pueden acostumbrarse a estar solos y convertirse en personas solitarias. La soledad es necesaria para aprender de los errores, valorarnos como persona y superar eventos importantes, pero no es el mejor estado. Recuerda que nunca estamos solos, así que no te olvides de compartir con las personas que quieres. A los solteros: siempre es bueno volverlo a intentar.

Comments

comments

Más de Daniela Innecco

Cómo mejorar la apariencia de las estrías con láser

Dos tipos de estrías, dos alternativas distintas
Leer más