Pasos para una limpieza profunda de cutis casera

Prepara tu propia agua micelar limpiador según tu tipo de piel

Una de las rutinas de belleza necesarias es la limpieza de cutis profunda. Ninguna piel puede estar lozana, suave y luminosa si hay presencia de puntos negros, poros dilatados o exceso de grasa.


La frecuencia de este tratamiento dependerá de tu tipo de piel. Para los cutis graos, lo recomendable es cada 15 días, hasta que se consiga un equilibrio; si por el contrario, tu tipo de piel es seca o mixta, sólo necesitarás una limpieza facial al mes.

Existen servicios especializados, como estéticas o spas, que las realizan; ahora si el tiempo o presupuesto apremian, te brindamos un paso a paso para que hagas tu propia limpieza desde la comodidad de tu hogar.

Superficial

  • Lávate la cara con agua fresca y jabón para retirar restos de maquillaje.
  • Aplíca un exfoliante con la yema de los dedos sobre el área del bozo, mentón, entrecejo y cuello para relajar los músculos. Esto permitirá que los poros se abran y favorecerá la producción de colágeno y elastina.

Humecta

  • Emplea vapor de ozono para humedecer la piel. En casa, puedes optar por una olla con agua caliente, a una distancia de 30 centímetros de tu rostro, de manera que el vapor te ayude a dilatar los poros. Para hacerlo más efectivo, cubre tu cabeza con una toalla de manera que concentre el vapor.

Limpia

  • Una vez abiertos los poros y con las manos recién lavadas con agua y jabón, procede a extraer las impurezas con gran delicadeza,  apretando con la yema de los dedos ¡nunca con las uñas!

Nutre

  • Finaliza la limpieza profunda aplicándote una loción o tónico con un algodón y luego una crema hidratante.
  • Por último, deberás esperar mínimo dos horas antes de maquillar tu rostro, aunque lo ideal sería un día para que la piel se regenere y descanse.

Imagen: Archivo Eme

Comments

comments

Más de Andreína Santos