10 mandamientos para tener un bronceado divino

el mejor Playlist para viajar

Luce la piel más espectacular con esta lista de tips para lograr un evidiable- y saludable- tono dorado


Relacionada: Cómo mantener el bronceado

El sol es un amigo formidable, pero también muy peligroso. Conseguir un bronceado perfecto y sin poner tu salud en riesgo es posible siempre y cuando seas una devota seguidora de estos 10 mandamientos, que hemos preparado para tu próxima visita a la playa.

Recuerda que la exposición prolongada está asociada con una serie de problemas que van desde manchas y envejecimiento prematuro, hasta melanoma y otros tipos de cáncer.

1. Nunca te separes de tu protector solar SPF 30.

Es un error pensar que colocar protector solar evitará que te broncees; por el contrario el bloqueador es tu único aliado para adquirir color sin quemarte, así que es fundamental que lo uses siempre. La OMS recomienda que para tener una verdadera protección, el factor solar de tu bloqueador debe ser de mínimo SPF 30, cualquier cosa por debajo de ese número puede ponerte en riesgo de quemaduras.

2. Aplícate el protector temprano

Tu bloqueador no es mágico, así que no es posible que actúe inmediatamente después de usarlo, por lo que lo recomendable es aplicarlo media hora antes de salir al sol.

3. Sin ropa y frente al espejo

Te aplicaste protector solar y sin embargo tienes pequeñas quemaduras por aquí y por allá. La única forma de evitarlas es que coloques el bloqueador antes de ponerte el bikini y frente al espejo, solo así te asegurarás de estar cubriendo todas las áreas que estarán en exposición.

4. Nunca el sol del mediodía

No importa si crees que tu piel es resistente, o si solo tienes un día en la playa y quieres aprovecharlo al máximo, no hay excusas para echarse al sol al mediodía, cuando los rayos ultravioleta son más fuertes y el riesgo de quemaduras es más alto. Entre 11:00 y 13:00 es mejor que te vayas a almorzar.

5. Cuidado con el rostro

Su piel es la más sensible de todo tu cuerpo, por tanto es la más propensa a adquirir manchas y arrugas. Mientras te bronceas, cuida con especial atención esta área, usa un sombrero y un protector solar especial para el rostro y no olvides proteger tus labios también.

6. ¡Madruga!

Estás de vacaciones y lo último que se te ocurriría es levantarte temprano; sin embargo, según la OMS, la exposición a los rayos UV es más intensa a partir de las 10:00. De modo que si tienes voluntad y te levantas a las 7 a.m. tendrás tres horas para disfrutar del mejor sol del día.

7. Mantente hidratada

Cuando estás en la playa es fácil pescar una insolación o deshidratarte. Si tienes la meta de broncearte, la botella de agua debe ser tu fiel compañera. El alcohol, por otra parte, es tu peor enemigo, pues te hace más propensa a una deshidratación.

8. Alimentación colorida

Una manera fácil y sabrosa de contribuir a tu bronceado es consumir tantas frutas y verduras como puedas, especialmente aquellas ricas en beta-caroteno, un pigmento y antioxidante natural que puede avivar el color de tu piel, aun sin recibir sol. La zanahoria está cargada de beta-caroteno, pero otros alimentos son la espinaca, el berro y el pimiento también lo poseen.

9. Cuida tu bronceado

Cuando el sol se oculta es hora de dedicarse a mimar tu piel tras las horas de exposición: aplica bastante crema humectante y evita la depilación o cualquier otro procedimiento abrasivo. Una exfoliación es estupenda para preparar tu piel antes del bronceado, pero jamás la hagas después.

10. No caigas en la adicción

Así como las personas que sufren de anorexia no perciben que están demasiado delgadas, aquellas que sufren de la llamada “tanorexia” continúan creyendo que su piel no tiene color incluso después de horas de bronceado. Esta adicción al sol es una condición real que puede poner en gran riesgo tu salud.

Con información de Sandra Yépes Ríos

Fuente: GDA / Viù! / El Comercio / Perú

Relacionada: Alimentos para tener un buen bronceado

Imagen: iStock

Comments

comments

Escrito por
Más de Equipo Eme