Tips para lucir unos senos de envidia

Cómo elegir el sostén correcto

Sin importar qué tan grandes o pequeños sean, seguro te interesa que tus senos se vean bien. Y es que con tanto ‘sex appeal’, seguro has pensando en cómo mejorar su apariencia. Y no me refiero completamente a hacerlos más grandes o más chicos, sino a consentirlos y simplemente lucirlos bien y saludables.


  • Encuentra el brasier correcto: Comprar uno nuevo es la mejor solución del mundo, aunque tal vez no la más barata. Sin embargo, más allá de la calidad de la prenda, es importante que sea de la medida correcta. Con las fluctuaciones hormonales y de peso, ésta podría cambiar a menudo, así que es primordial que te midas cada cierto tiempo y lo cambies cada 6 meses.
  • Buena postura: No sabes lo que una buena postura puede hacerle a tu apariencia. Si estás derechita todo el día, con tu espalda recta y tu pecho arriba, no sólo te verás más confianza, sino que tus senos saludarán para impresionar. Además, es buenísimo para tu salud y autoestima.
  • Haz ejercicio: Aunque no lo creas, el ejercicio podría ayudarte a tener senos de envidia, a tonificarlos y hasta incrementar un poco su tamaño. Lo único que tienes que hacer es ejercitar los pectorales superiores, no los inferiores. ¿Cómo? Las lagartijas son una opción, aunque también hay máquinas para ese tipo de entrenamientos.
  • Ropa adecuada: Si quieres tener senos de envidia, asegúrate de usar la ropa adecuada. Y no me refiero a una blusita escotada, sino a las apropiadas para el tamaño de tus senos. Por ejemplo, el corte V le funciona perfecto a las chicas con mucho busto, y los ojales a las que tienen poco.
  • Ajusta tu sostén: Incluso con el bra perfecto, las cosas podría salir mal. Si no ajustas los tirantes correctamente, no te dará el soporte que necesitas. Es por eso que es súper importante ajustarlos cada vez que te cambias o haces movimientos bruscos. No toma mucho tiempo, y tendrá un impacto positivo en tu apariencia.
  • Deja de buscar atajos: No los rellenes ni uses dos prendas al mismo tiempo. Créeme, no te verás bien, y todos notarán que no es nada natural. También evita las pastillas mágicas y los remedios caseros. No existe una pócima, ni un atajo que cambie tus senos de la noche a la mañana.
  • Come bien: Tu piel cuenta contigo y tu sentido común de llevar un estilo de vida saludable y una dieta balanceada. Después de todo, es tu carta de presentación y también sería la primera en mostrarle al mundo qué lo que estás comiendo.
  • Bloqueador solar: ¿Quién dijo que tu rostro es el único que necesita bloqueador solar? Si bien es cierto que es la zona del cuerpo que se expone más al sol, también hay que ser cuidadosas con el resto de la piel, incluyendo la de us senos de envidia.

Por Andrea Bouchot

Imagen: Archivo Eme

Comments

comments

Escrito por
Más de Equipo Eme