Pensamientos que solo una maniática de la limpieza tiene

maniática de la limpieza
Angry frusted woman trying to cleanse the stain

¿Eres maniática de la limpieza? Si responde de forma afirmativa a estos enunciados, la respuesta simplemente es obvia…


VER MÁS: 5 cosas que contaminan el aire de tu casa

Muchas buscamos mantener el orden y la limpieza dentro de nuestra casa; sobretodo si le dedicamos varias horas a la decoración de los espacios. Pero hay quienes lo llevan a otro nivel, al mejor estilo de Monica Geller

Pensamientos de una maniática de la limpieza

1. Dile adiós a los zapatos

Definitivamente no habrá forma que alguien entre a alguna habitación de tu casa con los zapatos que han pasado por las sucias aceras de la calle. Y aún peor si quieren acercarse a los muebles o al dormitorio. ¿Tu hija o tu novio cree que se meterá con esas medias sucias a tu templo de paz (es decir, tu cama)? Si se atreven que simplemente se atengan a las consecuencias.

2. Las visitas pueden llevarte al límite

Aunque puede que nos encante pasar tiempo con amigos o familia, será mejor que estas reuniones se hagan en cualquier espacio que no sea tuyo; pues no podrás disfrutar de la celebración sin pensar en todo el desorden que quedará o las manchas que aparecerán.

3. Las manchas son tu dolor de cabeza

Realmente son una pesadilla: si aparece alguna en tu mueble favorito no descansarás hasta haberla quitado por completo. Y, si es de las que son difícil de quitar, buscarás hasta lo imposible para desaparecerla de tu vista, así sea lo último que hagas.

4.  El orden es un placer 

Te encanta organizar los objetos que tengas en tu casa; ya sea por colores, tamaños o formas, todo debe estar exactamente alineado. Si eres maniática de la limpieza, esto te será muy común.

5. Lo disfrutas

Aunque vivas en una constante lucha con las pelusas y las manchas, la hora de la limpieza es como un ritual para ti. La ropa más cómoda y un poco de música son la receta para disfrutar de este momento.

6.  Los artículos de limpieza te apasionan

No puedes ir a una tienda o un supermercado sin pasar por la zona de artículos de limpieza, examinarlos y escogerlos con cuidado. Es por esto también que puede que tu gabinete sea más grande tu propio armario.

7.  Dejar sola tu casa es complicado

No importa si estás saliendo de vacaciones o solo de paseo, es difícil para ti dejar tu casa sin tus cuidados. Lo más complicado es tener la certeza de que al llegar puede que el polvo se haya apoderado de tu amados muebles.

8.  Nunca es suficiente

Acéptalo, lo que más te gustaría hacer luego de terminar es asegurarte que todo siga en su lugar y volver a limpiar… Quién dijo que se una maniática de la limpieza es tarea sencilla.

Fuente: GDA / Viù! / El Comercio / Perú

Comments

comments