El peculiar trabajo de Amazon Amanda

Imagen: mirror.co.uk

Desde niña Amanda Soule resaltaba por su estatura y tamaño, tenía medidas que no correspondían a las de una persona de su edad. Sin embargo, con el pasar de los años descubrió que ser una mujer grande podía traerle muchos beneficios.


 

Cuando Amanda tenía apenas 12 años, ya media 1.80m de estatura y era más alta y pesada que cualquiera de sus maestros hombres. Poco a poco aprendió a aceptar su cuerpo e inclusive hoy día no tiene miedo a usar tacones.

Ahora se hace llamar Amazon Amanda, vive en Las Vegas y es muy famosa en las redes sociales. Además tiene una larga lista de fanáticos esperando por conocerla y dispuestos a pagar por sus servicios, los cuales consisten en complacer los deseos de hombres que quieren ser aplastados.

Amanda, quien mide más de 1.92 de estatura y pesa aproximadamente 130 kilos, es el prototipo de mujer ideal para satisfacer el fetiche de hombres que desean ser machacados, aplastados o que sencillamente quieren gozar de la compañía de una mujer grande.

La mujer plus size, descubrió que puede vivir de la fuerza que le proporciona su estrambótico cuerpo y ha llegado a recibir ofertas hasta de 30 mil libras por sus servicios, como la ofrecida por un enfermo terminal, al cual se negó a atender por miedo a lastimarlo.

 

 

Amanda suele usar lencería sexy en las sesiones con sus clientes, sin embargo ha dejado claro que su oficio no tiene nada que ver con sexo, pero no niega que algunos de los hombres que atiende, pueden llegar a excitarse al sentir el poder y la fuerza que ella posee.

A pesar de que dice amar su trabajo, confiesa que tener citas no es tarea fácil, ya que es complicado conseguir hombres que no se intimiden por sus medidas. También asegura tener preferencia por los caballeros pequeños ya que a su parecer se esfuerzan más y no se acobardan ante una mujer como ella, a diferencia de los de estatura promedio.

 

Comments

comments