Claves para disfrutar al máximo

disfrutar

Estrenamos año, esto significa para muchas personas una nueva oportunidad para hacer las cosas de otra manera. Y la verdad es que, en el fondo, todos queremos tener el chance de empezar otra vez, y seguramente nos lo merecemos.


Independientemente de cuáles sean tus propósitos para este 2015, que deseo puedas cumplirlos todos, te invito a añadir este: saborear el presente.

En esta vida acelerada que llevamos y ante un país y un mundo en crisis, comemos sin degustar, conversamos sin escuchar, caminamos sin contemplar. Vamos siempre apurados y muchas veces ni sabemos hacia dónde.

Los psicólogos Fred Bryant y Joseph Veroff, de la Universidad Loyola de Chicago, han estudiado mucho lo que han llamado el “saboreo” (savoring en inglés) o disfrute: “la conciencia del placer y la atención consciente y deliberada ante la experiencia de éste”.

Luego de haber hecho estudios que involucraron a cientos de estudiantes universitarios, Bryant y Veroff describen varias técnicas para disfrutar más plenamente una buena experiencia, algo que influirá notablemente en nuestro bienestar. Acá algunas que detallo con ayuda del libro de Martin Seligman, La Auténtica Felicidad:

-Compartir con otras personas: Cuéntale a otros el valor que le otorgas a ese momento mientras lo vives. Haz exactamente lo que haces cuando recibes una buena noticia. Dicen los autores que quienes saborean juntos, permanecen juntos. (“Esto está delicioso”, “Me siento muy bien en este lugar”, “Esto me emociona”, “Mira qué hermosa está la luna…”).

-Haz una fotografía mental: Proponte no olvidar ese momento de bienestar. Incluso, si es posible, llévate un recuerdo físico de ese lugar. Te servirá para recordarlo y compartirlo.

-Auto-elógiate: Cuando recibas un premio o un reconocimiento, no olvides decirte a ti mismo cuánto has esperado para conseguirlo y cuán impresionados están los demás. No le temas al orgullo.

-Agudiza tus percepciones: Concéntrate en algunos elementos dejando afuera otros que consideres menos relevantes. Cierra los ojos al escuchar esa música, saborear ese alimento o percibir ese olor; olvídate de los ruidos para observar con detenimiento ese rostro; deja que tu mano memorice esa textura.

-Sólo siente: Trata de no pensar, sólo sentir. No te plantees qué deberías hacer o qué pasara después. Ni siquiera cómo se podría mejorar ese momento.

Si usas estas técnicas ampliarás los beneficios que cualquier buena experiencia puede tener en tu vida.

Deseo que disfrutes plenamente de manera consciente cada momento de este nuevo año y que esté lleno emociones positivas que aumenten el saldo de tu cuenta de bienestar.

Comments

comments

Más de Ángela Feijoo

Sentirnos bien en nuestra propia piel

Claves para seducirnos a nosotras mismas
Leer más