7 formas de potenciar tu confianza

confianza

No somos ni tenemos por qué ser perfectas, pero si queremos lograr algo tenemos todo el derecho de luchar por conseguirlo. Y uno de los principales motores para alcanzar cualquier meta  es la confianza que tengamos en nosotras mismas. Algo que a veces parece que todo el mundo está dispuesto a sabotear, incluso nosotras mismas.


Un artículo de Robert Locke en Lifehack, me hizo volver a unos apuntes que he tomado sobre el tema en tertulias, libros y experiencias vividas. Acá recojo siete formas que, según Locke (aunque él nombra 11), otros expertos y un poco de mis aliños, pueden ser útiles cuando se trata de aumentar nuestra confianza:

Enfócate en lo bueno que tienes: Haz un repaso de los aspectos positivos de tu vida, de tus capacidades, talentos, rasgos positivos, tus logros (académicos, materiales, profesionales), tus relaciones personales (familia, amigos, compañeros).  Practica el agradecimiento con técnicas sencillas como meditar o llevar un diario de gratitud.

Crea tus propios mantras: Investiga, pregunta, recuerda o construye frases que te reafirmen lo capaz que puedes ser, que te llenen de energía y te animen. Puedes tener tantas como quieras y usarlas según la situación. Los expertos aseguran que repetirlas varias veces aumenta nos da más seguridad.

Mantén una postura de dignidad: El consejo de las mamás y de las abuelas no sólo es útil para evitar los dolores de espalda y lucir más esbeltas, también influye en cómo nos sentimos. Erguirse, llevar los hombros hacia atrás y la frente alta no sólo le indica a los demás que eres una persona segura, sino que también te hará sentir así.

Aprende de los errores: Fracasar puede ser doloroso y desagradable, pero también una oportunidad para saber qué hacer y que no en una próxima oportunidad. Antes de abandonar algo por haber fracasado, si de verdad lo quieres lograr, usa tu experiencia –aunque haya sido mala- a tu favor. Piensa que tú sabes más que quien lo está intentando por primera vez.

Haz también cosas que te resulten fáciles: Cada día haz algo que tengas la certeza que te sale muy bien. Disfruta la sensación de dominar esa actividad y recuérdate a ti misma que eres capaz de hacer muchas cosas.

Construye una bitácora de sueños cumplidos: Escribe, dibuja o utiliza fotografías que te permitan visualizar las metas que has alcanzado. Hacerlo no sólo te hará sentir orgullo del bueno, sino que te ayudará a recordar qué herramientas y talentos utilizaste para conseguirlo.

Sigue arriesgándote: A tu ritmo, sin caer en absurdos perfeccionismos que sólo traen frustraciones y planteándote expectativas reales.  Una vez que estás clara en que no se trata de una fantasía y estás consciente de tus capacidades y limitaciones, la única forma de llegar a la meta que te has propuesto y vencer temores y posibles obstáculos es sencillamente seguir adelante.

 

Imagen: www.seguralis.com

Comments

comments

Más de Ángela Feijoo

Sentirnos bien en nuestra propia piel

Claves para seducirnos a nosotras mismas
Leer más