5 cosas innecesarias que tienes en tu cuarto

cuarto vintage

Muchas veces es difícil deshacernos de objetos que tenemos en nuestro cuarto, más si estos tienen un significado, valor sentimental o una aparente utilidad


La acumulación de cosas innecesarios refleja desorden e indecisión. Por eso es importante sincerarnos y eliminar todas esas cosas que ya no vamos a volver a usar ¡de una vez por todas! Entre ellas están:

Juguetes

Tener repisas repletas de muñecas, peluches y juguetes de tu infancia no ayuda a la decoración de tu habitación. Además, puedes dar la impresión de que aun sigues siendo una niña y, por ende, puede que tus padres y familiares te sigan tratando como tal. Sustitúyelos por libros, fotos con marcos originales, ilustraciones o flores artificiales.

Afiches

Los afiches de tu grupo o cantante favorito hacen que las paredes de tu cuarto se vean más pequeñas y atiborradas. No tienes que tirarlos todos, solo ¡termina con la exhibición!

Una buena opción es sustituirlos por cenefas; así podrías pintar tu habitación de colores vivos como morado, verde, turquesa para darle frescura y vitalidad. El punto es saberlos combinar con los muebles.

Depurar el clóset

Prendas que no usas

Editar el clóset es algo que deberías hacer al menos dos veces al año. Esto te permitirá conservar solo lo que usas, necesitas y realmente adoras. Evalúa si lo que estás acumulando vale la pena. Recuerda que desprenderte de cosas antiguas trae consigo prosperidad y fortuna.

Todo lo que haya expirado

Verifica la fecha de caducidad de tus productos de belleza y de salud para que conozcas cuándo es tiempo de desecharlos. Recuperarás espacio y prevendrás cualquier tipo de alergias y complicaciones por su uso.

Trabajos y exámenes de la universidad

Al menos que sean realmente importantes… Pero las tareas, exámenes y demás trabajos que realizaste hace mas de 2 años no tienes porque conservarlos, solo están acumulando polvo y ocupando -seguro- un par de estantes que necesitas.

Imagen: Archivo Eme

Comments

comments

Más de Andreína Santos