Llénate de energía y paz con estos rituales navideños

Llénate de energía y paz con estos rituales navideños

Los rituales navideños convierten la época decembrina en una fecha mágica.


Muchas familias disfrutan de poner en práctica estas tradiciones, como una forma de activar la energía y renovar la fe.

Para algunos los rituales navideños son una manera de encontrar la suerte. Para otros representan un aliciente para comenzar el año nuevo cargados de fe y esperanza.

A continuación describiremos algunos de los ritos más frecuentes para que te animes a ponerlos en práctica.

12 uvas: una por cada campanada

Hay una costumbre muy tradicional en la noche de fin de año. Se trata de comer 12 uvas antes del cañonazo: una por cada campanada, la noche del 31 de diciembre.

Este es uno de los rituales navideños que se celebra en nuestro país desde finales del siglo XIX.

Comer 12 uvas antes del cañonazo del 31 de diciembre es uno de los rituales navideños más practicados

La idea es que por cada uva se pida un deseo. En algunas casas sustituyen las uvas por mandarinas.

Una costumbre que también es famosa en la Nochevieja es escribir en un papel los reveses sufridos ese año. Luego, lo colocas al fuego y esperas que ser convierta en cenizas. De esta forma estarás dejando atrás todo lo malo.

Pero esta tradición no queda allí. Debes escribir en otro papel tus deseos y guardarlo en un lugar especial. La idea es que nadie lo lea, sino solo tú. De esta forma el año próximo será de buena suerte y buenas vibras.

Otra creencia es colocar un anillo de oro en la copa de la bebida con la cual se brinda. El fin es atraer cosas positivas en el año que está por comenzar.  Otra tradición es dar tres saltos con una copa de champán en la mano, para atraer abundancia y buena suerte.

Tener dinero en la mano durante las últimas campanadas o una maleta de viaje también son prácticas comunes. Con la primera se busca prosperidad económica y con la segunda, viajar por el mundo.

VER MÁS: Conoce estos platos navideños que no pueden faltar en tu mesa

La sal no puede faltar

La noche anterior a Nochebuena (23 de Diciembre) la sal gruesa no puede faltar en tu hogar. La tradición dice que debes esparcirla por todos los rincones de la casa, principalmente en los ángulos de las paredes. La idea es depurarnos energéticamente y acabar con las malas vibras o las cosas negativas.

La noche anterior a Nochebuena (23 de Diciembre) la sal gruesa no puede faltar en tu hogar

La mañana del día siguiente, es decir el 24 de Diciembre, debes barrer esa sal y echarla fuera de la casa. De esta forma te librarás de las energías negativas y empezarás el año con mente positiva.

Llenar un vaporizador con agua, unas cucharadas de azúcar y una pizca de canela es otra tradición. Luego, con esa mezcla se  rocía cada espacio de la casa. Ese ritual es para activar las energías.

Rituales navideños de amor y desamor

Para quienes andan en busca del amor también hay rituales para poner en práctica estas navidades. Se recomienda a las mujeres usar ropa interior color rosado para conseguir a su media naranja el venidero año. Esa prenda debe regalársela otra persona.

Quienes  están en proceso de superación de una pena de amor y quieren olvidar deben dejar un recipiente grande con agua en una ventana o patio en la Nochebuena. Después de la doce, ese envase debe ser arrojado fuera de la casa.

Las velas también tienen un gran valor en Navidad. Cada color tiene su significado. El azul trae tranquilidad y paz al año nuevo, el amarillo atrae la abundancia, el rojo la pasión y el amor y el verde está relacionado con la salud.

Las velas son uno de los rituales navideños. Cada color tiene su significado

La idea es que en la cena de Navidad o de año nuevo se enciendan estas velas en la mesa. Dependiendo de lo que más se desee será el color elegido. Muchas personas usan velas de varios colores, hacen un arreglo y las encienden a la hora de comer.

El espíritu de Navidad

El día 21 de diciembre se celebra la llegada del Espíritu de Navidad. Es una fecha para estar alegre y cenar en familia para atraer energía, paz, salud, dinero y amor.

Para conmemorar esta fecha se recomienda hacer una limpieza profunda del hogar. Sumado a esta tarea se deben abrir todas las puertas y ventanas para que salgan las energías negativas.

Luego se prenden inciensos en los cuatros puntos cardinales de tu hogar. Estos pueden ser con olor a mandarina o sándalo.

Para la cena, debes cubrir una mesa con un mantel blanco y en el centro colocar 5 velas. Una color rojo al sur de la mesa; una verde al norte, una amarilla al este y una azul al oeste. En el centro se coloca una vela blanca que significa nuestra relación con el Espíritu de la Navidad.

Luego, todos reunidos en casa, deben agradecer al Espíritu de Navidad por todas las cosas buenas concedidas.

El día 21 de diciembre se celebra la llegada del Espíritu de Navidad

Otra forma de hacer este ritual es utilizando un vaso de agua (en dirección al norte) y una piedra (sur). Luego se toma una vela blanca y se enciende en el oeste. Cuando te sientes preparada, enciendes la vela y un incienso. Acto seguido escribes una carta pidiéndole todo lo que deseas al Espíritu de la Navidad. No hay que tener límites, hay que pedir todo lo anhelado.

Esa carta se dobla y se coloca debajo del vaso de agua en dirección al norte. Espera que la vela y el incienso se consuman del todo. La mañana siguiente recoge la carta, enróllala como un pergamino y átale una cinta blanca alrededor. La guardas en una cajita. Durante el año verás cómo hay cosas que se han cumplido. A medida que esto suceda, vas dando las gracias.

Independientemente de los rituales navideños que pongas en práctica, lo importarte es que disfrutes la Navidad. Sin duda es la época más bonita del año porque nos permite reencontrarnos con Dios y abrazar a nuestra familia. Aprovecha esta fecha para renovarte y empezar el nuevo año con las mejores vibras.

Comments

comments

Más de Rosanna Ferrandina

¿Pasadita de peso? Te enseñamos cómo puedes estar a la moda

Ser una mujer pasadita de peso ya no es una tragedia en...
Leer más