Quantcast
¿El gluten es malo? - Emedemujer VE

¿El gluten es malo?

Por  |  | Nutrición y Fitness

Desde que mantener un estilo de vida saludable está de moda, todo un movimiento en contra del gluten se ha generado. Ahora la tendencia es consumir alimentos gluten-free así no se padezca ningún tipo de trastorno hacia esta proteína. Es así como se han generado muchos debates acerca de sus pros y contra, y están quienes lo satanizan y quienes lo aprueban. Pero ¿quién tiene la razón?


 

Gluten es un término que hace referencia a las proteínas que se producen de manera natural en el trigo, el centeno, la cebada y las variedades híbridas de estos cereales. Representa un 80% de las proteínas del trigo y está compuesto de gliadina y glutenina. Es lo que permite la elasticidad de la masa de harina y junto con la fermentación es responsable del volumen del pan, así como de su consistencia esponjosa.

El importante aclarar que el gluten únicamente se encuentra en alimentos que contengan alguno de estos cereales. Sin embargo existen casos como la avena, que al ser cultivada en campos cercanos a los del trigo, podría tener trazas de gluten que viajan en el aire. Lo mismo pasa en las fábricas de alimentos las cuales utilizan sus maquinarias para diferentes productos y agregan gluten a aquellos que no lo contienen.

Hasta hace poco tiempo, nadie tenía idea de la existencia de esta proteína en alimentos como el pan o la pasta, pero la necesidad por saber se ha generado de un tiempo para acá debido al incremento de personas intolerantes y por todo el movimiento anti-gluten promovido por ciertos “gurús” de la salud, quienes aseguran debe ser excluido de la alimentación.

Ileana Oliveros, licenciada en nutrición y dietética, nos explica por qué antes no escuchábamos de enfermedades relacionadas a esta proteína. “Debido al aumento en la producción de productos procesados, cada vez existen más alimentos que contienen gluten y gracias a los cambios en el estilo de vida, las personas ingieren menos productos naturales. Además, ahora es más fácil diagnosticar si una persona sufre una enfermedad relacionada al gluten que hace 10 años, cuando se tenía menos conocimiento del tema.”

Actualmente, según las organizaciones mundiales, se reconocen tres trastornos relacionados con el gluten: la alergia al trigo, la forma autoinmune (que incluye la enfermedad celíaca, la dermatitis herpetiforme y la ataxia por gluten) y la sensibilidad al gluten no celíaca.

Probablemente de la que más hayas escuchado hablar es de la enfermedad celíaca, la cual ocurre cuando el sistema de defensa natural del organismo reacciona contra el gluten y ataca las paredes del intestino delgado, produciendo entre quienes la padecen síntomas como diarrea, dolor abdominal, gases, dolor de cabeza y pérdida de peso. También puede causar cansancio, irritabilidad o depresión.

Imagen con dolor estomacal

Comer o no comer gluten… he ahí el dilema

Queda claro que las personas que padecen trastornos relacionados al gluten no pueden ingerirlo por los diferentes efectos negativos que producen en sus organismos y que disminuyen su calidad de vida. “Las personas que deben eliminar el gluten son las intolerantes a este, personas que tengan comprometida su salud al ingerirlo.”, explica la especialista.

Pero, ¿qué sucede con las personas que no padecen ninguna enfermedad vinculada a este?

A excepción de las personas cuyos organismos no procesan el gluten, este no tiene efectos negativos en el organismo. Oliveros comenta que no hay que ser tan radical si no se tiene la enfermedad.

El gluten no es una proteína indispensable para el ser humano y puede ser sustituido sin ningún problema por otras proteínas animales o vegetales. Como de igual manera su consumo no causará ningún tipo de problema si no se padece una enfermedad relacionada.

A pesar de que el gluten no aporta ni resta beneficios, la especialista aclara que una alimentación que lo incluya moderadamente es más natural: “Todo en exceso es malo. Aquellas personas que solo comen pan, pasta, cereales en caja o galletas podrían llegar a padecer mucosidad en las paredes del intestino, lo que generaría inflamación a nivel intestinal.”

La especialista en nutrición y dietética comenta que sus pacientes confiesan sentirse “mas limpios” cuando dejan de consumir este tipo de comidas en gran cantidad.

“Tengo conocimiento que hay médicos que limitan el consumo de gluten a las mujeres que están planeando quedar embarazadas ya que comerlo en exceso podría traer complicaciones en el embarazo o que los niños nazcan intolerantes. De igual manera se recomienda moderarlo en la dieta de niños que son hiperactivos” aclara Oliveros.

La moraleja es…

Como todo en la vida lo ideal es mantener un equilibrio. En este caso entre ingerir alimentos procesados que contengan gluten y opciones naturales libres de este, como papa, yuca, batata, quinoa, casabe o maíz. La buena salud depende de una alimentación balanceada, si no padecemos un trastorno relacionado al gluten, no debemos privarnos de comer alimentos que lo contengan, pero tampoco debemos abusar de ellos.

Comer balanceado

0
like
0
love
0
haha
0
wow
0
sad
0
angry
Comments

comments

fmartinez

Comunicadora social. Fanática de la farándula y el mundo del espectáculo. Obsesionada con Instagram.

Open