El precio de la sensibilidad

Tal vez sea nuevo, tal vez no, pero ser diferente, ser sensible, ser y no adolecer tiene un costo.


En el mundo material donde a todo se le coloca precio y etiquetas violando los sueños anhelados, transformándonos en lo que no queremos ser. Cuando eres una persona segura en el universo que vivimos, también conlleva su precio y es el desprecio de algunos.

Otros tantos se equivocan y abusan de tu ingenuidad haciendo de ti un saco de críticas. Llegas a una edad donde no toleras la prepotencia de nadie y te preguntas ¿porque tengo que preocuparme de lo que piensen de mí?; ¿porque tengo que preocuparme en agradar a los demás?

Llegas al cansancio de las mentes cuadradas con las cuales ya pierdes la paciencia de seguir tratando de encajar en lo más básico cuando lo que quieres es sentir, es vivir, es entender.

¿En qué momento hemos perdido la capacidad de entrega total?

¿Porque estamos retenidos en nuestros muros de contención olvidándonos de nuestras almas, olvidándonos de nuestros latidos?

Si soy profunda, si soy sensible, si tengo carácter y si eso me hace peor persona que las demás, ya no gasto mis energías en pensar ¿por qué? Cuando sabes quién eres, lo que quieres, donde pisas y hacia dónde vas y, sobre todo, con quien quieres ir agarrada de la mano, ¿qué más da lo que piensen de ti?

Recuerda no todas las criticas te ayudarán a crecer, la mayoría de ellas están vestidas de camuflaje a través de mentiras hechas verdades. Tal vez muchos te cataloguen como arrogante o pedante; no es eso, simplemente tedas cuenta que ya no quieres seguir perdiendo el tiempo en personas que sabes que no te llevaran a ningún lado, y ya no toleras situaciones o individuos que te hieren o lastiman.

Simplemente no toleras la perdida de sensibilidad.

Vivian es autora del Best Seller Virgen a los 30 / El Poder de tu Espíritu & Virgen a los 30 II 5 Años después ¡No dejes de seguirla a través de @Vivsleiman en Twitter e Instagram

2
like
1
love
0
haha
0
wow
1
sad
1
angry
Comments

comments

Más de Vivian Sleiman