5 cosas que nadie te dice sobre manejar un negocio

Boring business woman in glasses working at office

Fundar y manejar un negocio propio es la aspiración de muchas mujeres en la actualidad. Diseño de moda o accesorios, grupos de consultoría, publicidad o gestión de redes sociales, las opciones solo parecen crecer cada año.


Si éste es tu plan a corto o mediano lazo, y no tienes ninguna experiencia, mejor que sigas leyendo y conozcas algunos puntos de interés que no están en los libros, ni tampoco te darán como consejos:

Firma y sello

Nada es seguro hasta que no está impreso en papel, sellado y firmado. Con esto nos referimos a contratos, acuerdos con colegas, detalle de servicios, presupuestos y demás. No tienes que ser abogada y conocer todas las leyes, pero sí cuidar tus bienes, seguridad financiera y reputación ¡No improvises!

pausa laboral

Entrevistas

Manejar un negocio implica que asumirás el rol de jefa, por lo que te tocará buscar y entrevistar candidatos a las vacantes de tu empresa. Sin embargo, muchas veces éstas no reflejan realmente las habilidades de las personas, tampoco su ética de trabajo y motivaciones.

Decisiones financieras

Esto debes aprenderlo casi como uno de tus mantras de yoga: “no contar con dinero que no se tiene”. Aunque debes tener algún capital para iniciar operaciones, tampoco puedes hipotecarte desde el primer día. Sé meticulosa con tus cuentas, libros de ingresos-egresos, créditos y balanza de pagos, sino quieres sufrir crisis nerviosas constantes.

Tiempo

Otras de las cosas que nadie te dirá si vas a manejar un negocio es que las horas y los minutos tienden a acortarse cada día más. ¿Por qué? Debido a que necesitarás dividir tu tiempo entre reuniones, visitas a clientes, desarrollar contenido para tu sitio web, viajes y demás. Si no te planificas bien, lo empezarás a notas, al igual que tu familia.

¡Confía en ti!

Es completamente normal -y humano- sentir temor y dudar de lo estás haciendo al inicio. Sin embargo, manejar un negocio te permitirá crecer como profesional, ser más asertiva y enfocarte mejor. Recuerda, tú tomaste la decisión ¡síguela!

Imagen: Archivo Eme

Comments

comments

Más de María Gabriela Cartaya